La Nacion / La serie Gilmore Girls: a Year in the Life (ése es el título oficial) está cada vez más cerca. Los cuatro especiales de 90 minutos que produjo Netflix serán estrenados en los próximos meses y con la vuelta de las chicas Gilmore a pocos meses de distancia, repasamos qué tenemos ganas de ver (y volver a ver) en este esperado regreso a la pantalla.

1. Lorelai, Rory y la comida, un amor eterno   Es imposible ver Gilmore Girls sin querer comer. A lo largo de las siete temporadas pasadas, el ritual de la comida fue una pieza central en la serie. Desde pizzas y papas fritas a kilos de helado, la comida chatarra se convertía en la mesa de Lorelai (Lauren Graham) y Rory (Alexis Bledel); en la única compañera posible para citas elegantes; en fiel amigo para ver maratones de tele basura o en el único bálsamo posible para curar los mal de amores. Gilmore Girls es una serie honesta, que no duda en reivindicar la importancia de las hamburguesas o las golosinas como compañeras del día a día. Y, ahora, volver a reencontrarse con Rory y Lorelai y sus maratones de comida será uno de los grandes momentos de la nueva temporada.

2. Emily y una nueva etapa en su vida   La muerte del actor Edward Hermann, que en la serie interpretaba a Richard Gilmore, dejará un vacío en la serie. Por lo que se sabe hasta el momento, la ficción dará cuenta de esta perdida y mostrará cómo lleva adelante Emily (Kelly Bishop) la vida sin su marido. Será interesante entonces ver qué sorpresas tendrá preparadas la guionista Amy Sherman-Palladino (creadora de la serie) para este personaje y si habrá en el horizonte un nuevo candidato para la más antigua de las Gilmore.

3. Los nuevos libros de Rory (y las referencias)   Gilmore Girls funciona como una máquina de recomendaciones. Más allá de las mil referencias que las protagonistas disparaban en cada episodio (que podían ir desde Spinal Tap hasta Jack Kerouac), los libros que Rory leía eran siempre dignos de buscar. Para colmo, su fetiche por el libro como objeto era de por sí un acto de amor inconmensurable en épocas de textos digitales. Oler la tapa, ojear una edición de lujo y abrazar el formato, Rory era la personificación del verdadero coleccionista que prefiere hipotecar su casa para comprar un libro antes que bajarlo gratis de internet y por eso es que ese personaje tenía un matiz romántico atípico. A lo largo de la serie, se mencionaron más de 300 textos, desde Dorothy Parker (mujer faro de Palladino) hasta John Kennedy Toole, pasando por Wolfe, Austen, Salinger y McEwan. Clásicos y contraculturales, todos los autores que vale la pena leer siempre estuvieron en esta ficción.

En los nuevos episodios será interesante descubrir qué otros títulos decidirán rescatar y qué nuevos libros editados en los últimos años serán los nuevos amores de Rory.

4. Las cenas de los viernes   Puede que este punto sea un poco triste teniendo en cuenta la ausencia de Richard, pero indudablemente las famosas cenas de los viernes entre Rory, Lorelai y Emily serán algo que definitivamente todos tendrán ganas de volver a ver. Lejos de las hamburguesas y la comida chatarra, la pacatería que tanto caracteriza a Emily obliga a las protagonistas a ponerse elegantes, al menos por un rato, y aparentar algo de etiqueta. Como suele ser regla en la serie, esas cenas de los viernes siempre sirvieron para que los personajes resolvieran conflictos, enfrentaran sus miedos o tomaran varias decisiones importantes para sus vidas. Estas escenas fueron siempre de los momentos más interesantes en la serie y esperamos ansioamente que vuelvan a estar en el menú.

5. La reunión del pueblo (y las fiestas imposibles)   Stars Hollow debe ser el pueblo en el que todos los fans de la serie querrían vivir. Tiene una oferta gastronómica y cultural amplia, no hay delito, la gente es amable y no hay grandes peligros latentes (o sea, es una especie de Twin Peaks inverso). Las dos costumbres más características de este lugar son: las reuniones del pueblo y sus fiestas casi surrealistas. Presididas por el honorable Taylor Doose (Michael Winters), en cada una de las reuniones se trataban temas de extrema gravedad como decidir quién sería el trovador oficial del lugar o incluso servían como corte improvisada en la que los vecinos dirimían cuestiones personales.

Por otra parte, las tradicionales fiestas de Stars Hollow tenían también características totalmente atípicas. Bailes que se prolongaban por días o laberintos de heno son sólo ejemplos de las celebraciones o concursos que se festejaban allí y poder reencontrarse con esos eventos será otro de los atractivos de este esperado regreso.

6. Rory y la decisión final: Dean, Logan o Jess   Sabemos que Gilmore Girls no es una serie que entienda el romance como requerimiento para la felicidad. Es más, siempre se comprendió que la relación central era entre las mujeres de la serie, y que los noviazgos eran simplemente un agregado. Claro que dicho esto no deja de ser cierto que el desfile de parejas que tuvo Rory, inevitablemente generó afiliaciones y oposiciones entre los y las espectadoras. Será cuestión de ver el estreno de A Year in the Life para averiguar con cuál de sus tres eternos pretendientes se quedará. Con la presencia de los tres galanes de la joven en esta nueva temporada será cuestión de tiempo para saber si Rory finalmente se quedará (o no) con alguno de ellos (por lo pronto, la hinchada tira a favor de Jess, ¿o no?).

7. Lorelai, Luke y sus charlas ametralladora   La relación entre Lorelai y Luke (Scott Paterson) siempre fue uno de los aspectos más divertidos de la serie. Debido a su serio problema de adicción a la cafeína, Lorelai debía pasar sí o sí todas las mañanas por el bar de su amigo y así fue como paulatinamente entre ambos nació el amor. A pesar de las rupturas y las peleas, el final de la séptima temporada sugería que ambos se darían una nueva oportunidad y más allá de descubrir en los nuevos episodios si ambos siguieron juntos o si volvieron a separarse, será un placer volver a verlos en pantalla.

Esta relación continúa la tradición de las comedia de rematrimonio, un género que surgió en el Hollywood de los treinta y que se caracterizaba por diálogos a toda velocidad y tramas en las que hombre y mujer se enamoraban a través de sus diferencias, desentendiéndose de la supuesta necesidad de ella por tener hijos y comprendiendo a la mujer muy lejos del típico estereotipo de “ama de casa”. De esta forma, Luke y Lorelai repetían ese modelo de pareja tan poco frecuente en la tele moderna, enamorándose por su condición de opuestos que se atraen a través de charlas a toda velocidad, en las que (por lo general ella) disparaba miles de ingeniosas frases.

8. La vida profesional de Lorelai y Rory   En una serie donde el amor no es el centro, la vida profesional de ambas protagonistas siempre fue, en gran parte, el corazón de la trama. Lorelai comenzó siendo empleada de un hotel para eventualmente llevar adelante su propio establecimiento, creciendo enormemente como empresaria y emprendedora. Rory, por su parte, egresó de Chilton, terminó su carrera en Yale y, cuando finalizaba la última temporada, se sumaba a una página web para cubrir la campaña a presidente de Barack Obama. Por eso es interesante descubrir ahora qué sucedió con las Gilmore en el plano profesional. Según trascendió a través de fotos, Rory podría ser profesora mientras que Lorelai seguiría al frente de Firefly, su hotel. Pero para saber la verdad habrá que esperar la llegada de A Year in the Life y descubrir qué pasó con ambas…

9. Los nuevos trabajos de Kirk (y otros ciudadanos ilustres)   Kirk (Sean Gunn) debe ser uno de los grandes personajes secundarios que la televisión nos ha dado. Lo que empezó siendo un personaje de relleno terminó cobrando vida propia y en dimensiones enormes. Con el correr de los episodios, se convirtió en un chiste recurrente ver Kirk metido en distintos empleos, a medida que se revelaba su vida hogareña y la relación con su novia. Él es uno de esos ejemplos que tan bien representa el espíritu de Gilmore Girls , una serie en la que todos los personajes, aunque aparezcan poco, están minuciosamente cuidados, siendo dueños de un mundo personal que la serie revela poco a poco.

En la ficción aparecen también otros personajes secundarios que sirven para completar el álbum que es Stars Hollow: Gipsy la mecánica; Babette la vecina; Patty la profesora de danza con exótico pasado y la señora Kim, la estricta madre de Lane. Son todos seres entrañables, que hacen de Stars Hollow, el pueblo perfecto. La posibilidad de reencontrarse con esta galería de vecinos, más otras posibles nuevas incorporaciones como los hijos de Lane y Dave y los de Sookie y Jackson será otro de los atractivos de los nuevos episodios.

10. El verdadero final y las cuatro palabras   Es conocida la historia sobre Amy Sherman-Palladino diciendo que el final que tuvo la serie (el cual ella no escribió) no era el que tenía pensado originalmente. En varias entrevistas, la guionista contó que siempre pensó que Gilmore Girls iba a cerrar con una oración de cuatro palabras. Millones de fans alrededor del mundo especularon con cuál sería esa famosa frase (muchos apuestan con algo del tipo “mom, i am pregnant”), pero Amy se encargó de no revelar nunca esa frase. Finalmente, y para alegría de todos, la propia Lauren Graham contó que el último de estos cuatro episodios culminará efectivamente con esa famosa frase. Nadie sabe de qué se trata, nadie sabe qué vendrá a continuación, pero es un hecho que finalmente la serie tendrá el verdadero cierre que siempre tuvo en mente su propia creadora.

¡Y de yapa, el primer afiche oficial de la nueva temporada! It’s official. We know this because now there’s a title. #GilmoreGirls pic.twitter.com/kOVW3rEhMk &- Netflix US (@netflix) 20 de mayo de 2016

En esta nota: Series LA NACION Canal Espectáculos Televisión