@TipsFemeninos // 7 playas que no te puedes perder en el Mediterráneo  // Miami. Si te gusta tomar el sol en una playa paradisíaca y bañarte en aguas cristalinas, te recomendamos esta serie de calas distribuidas por el Mediterráneo, en las que podrás disfrutar de unas vacaciones de lo más relajantes.

Cala de Tsigrado, Milos (Grecia)

Un pequeño paraíso que es, con toda seguridad, una de las calas más bonitas de las islas Cícladas. Aguas transparentes, de color azul turquesa y arena fina. No es muy conocida, o bien no es muy popular… ya que su difícil acceso, tanto por barco como a pie, lo que nos asegura la tan ansiada tranquilidad que buscamos en vacaciones.

Cala Rossa, Sicilia (Italia)

La Cala Rossa se encuentra en Favignana, una pequeña isla al oeste de Sicilia. Para llegar a ella basta con tomar un barco desde Trapani. Además es el lugar perfecto para bucear al estar repleto de peces de colores.

Caló des Moro, Mallorca (España)

A apenas 500 metros de la conocida Cala S’Almunia, es una de las más espectaculares de todo el Mediterráneo.

Playa Li Cossi, Cerdeña (Italia)

La Playa Li Cossi es el ejemplo perfecto de por qué llaman Costa Paradiso al litoral norte de la isla de Cerdeña: su exuberante naturaleza, acantilados, montañas, cuevas, aguas esmeraldas y arena rojiza hacen de esta cala una de las más especiales del mundo.

Cala Macarelleta, Menorca (España)

Se trata de una de las calas más bonitas de Menorca, así como una de las más populares. A pesar de ser muy conocida, no deja de ser una cala tranquila por la actitud de relax que tienen todos los que la visitan.

Playa de Mali Bok, Cres (Croacia)

Una pequeña cala de apenas 50 metros de ancho que no muchos conocen y que deja con la boca abierta a todo el que la descubre. Como en casi toda Croacia, las playas no son de arena, sino de piedras, por lo que el agua del mar es totalmente transparente y limpia.

Porto Timoni, Kérkira (Grecia)

Dos calas que parecen salidas de un sueño. Aunque llegar a ellas es una auténtica odisea, la recompensa final lo merece: estas tranquilas calas dejan con la boca abierta a cualquiera. Apenas son conocidas y es muy complicado llegar, por lo que seguramente estés prácticamente solo.