Version Final / El agua es la bebida más hidratante, sin duda; sin embargo, estas sabrosas alternativas contienen componentes muy saludables que no posee el agua según reseñó Muy Interesante.

Agua con aloe vera El agua nos hidrata pero si además, queremos añadir elementos promoverán nuestra salud, nada como probar agua con aloe vera. Sus numerosas propiedades la han convertido en una de las plantas medicinales por excelencia y, por ello, ha comenzado incluso a comercializarse una versión filtrada del jugo del aloe vera. Esta planta está repleta de antioxidantes y tiene propiedades regenerativas; nos ayudará a desintoxicar el intestino y a estimular el crecimiento celular y la reparación de las heridas.

Zumo de remolacha Este ?caramelo de la naturaleza? es increíblemente beneficioso para nuestro organismo. Podemos consumir remolacha de las más variopintas formas pero hacer zumo de remolacha nos aporta una gran cantidad de nutrientes : vitaminas A, B, C, á cido fólico, antioxidantes, aminoácidos, minerales como el calcio, el magnesio, el hierro, el potasio, el fósforo o el sodio, fibras solubles e insolubles, hidratos de carbono, azúcares y agua. El zumo de esta colorida verdura reduce los problemas cardíacos, elimina los radicales libres y combate con ello el cáncer, aumenta la resistencia, Equilibra la presión arterial, mejora la digestión, evita la retención de líquidos.

Agua de coco Beber agua de coco natural, esto es, extraída de un coco real es mucho más saludable que las versiones comercializadas en botella que probablemente lleven, además, azúcar. El agua de coco, la natural, es baja en sodio y rica en potasio y nos ayuda a hidratarnos de una forma mucho más completa que el agua. Su sabor es ligeramente salado y, como curiosidad, durante la Segunda Guerra Mundial, era utilizada para dar transfusiones de plasma de emergencia por sus propiedades isotónicas.

Bebidas de frutas Podemos enriquecer y darle color y sabor al agua de muchas formas . Las infusiones o bebidas de frutas son una de ellas. Te damos algunos ejemplos: agua con fresas, limón y albahaca, agua con trozos de naranja y arándanos, agua con menta y sandía, agua con naranjas, limones y pepino, agua con fresas, lima, pepino y menta, agua con pomelo y romero, agua con frambuesas y vainilla natural o agua con limón, miel y menta. Las posibilidades son ilimitadas.

Guayusa Al igual que la infusión con la yerba mate, el té guayusa es un suplemento de energía natural derivado de una planta , en este caso Ilex guayusa, nativa de la selva de la amazonia ecuatoriana. Tiene tanta cafeína como el café y es rico en antioxidantes y ácidos clorogénicos, que benefician al corazón. Sin añadir azúcar es baja en calorías y ligeramente dulce.

Agua de arce Al igual que el sirope o jarabe de arce, fabricado a partir de la savia del arce azucarero, arce rojo o del arce negro u otras especies de arce, el agua de arce parte de la misma base. En Estados Unidos es muy popular en todas sus formas. Es natural, hidratante y aporta un gran número de nutrientes. Si estamos buscando una manera más sabrosa de hidratarnos y nos cuesta beber simplemente agua, el agua de arce puede ser una buena opción.

Té Probablemente sea el más clásico y conocido, pero no por ello menos desdeñable. Los beneficios del té son amplios y variados y el abanico de sabores lo es aún más. Ya sea en bolsitas individuales o preparándolo molido a través de una tetera, el té ? una de las bebidas más consumidas en todo el mundo ? reduce las enfermedades de los dientes y las encías, disminuye el riesgo de muerte por enfermedad cardiovascular, evita que la vesícula biliar se inflame, inhibe el crecimiento de las bacterias.