La Prensa / La cirugía bariátrica es considerada una de las últimas posibilidades terapéuticas para el paciente obeso, comentó el endocrinólogo Manuel Cigarruista, presidente de la Asociación Panameña de Endocrinología, Diabetes y Metabolismo .

Es un procedimiento quirúrgico que puede llegar a disminuir el peso corporal del paciente hasta en un 50%, añadió.

Primero, los médicos orientan al paciente obeso con el plan de alimentación y ejercicio para ayudarle a controlar su peso.

“Si en seis meses el paciente no logra el peso requerido, a pesar de seguir todas las recomendaciones que el médico le da, podemos pensar en un tratamiento de estos”, explicó.

En la actualidad, esta cirugía se puede realizar de forma abierta o laparoscópica, resaltó el galeno durante su ponencia “Papel de la cirugía bariátrica en el tratamiento de la obesidad”, en el XIV Congreso Centroamericano y del Caribe de Endocrinología , que se realizó recientemente en el país.

Todo paciente -dijo el experto- que tenga un índice de masa corporal (IMC) mayor de 40 es candidato para este tipo de procedimiento.

Esta cirugía también se puede practicar en aquellas personas con un IMC mayor de 35, si presentan otras enfermedades como diabetes, hipertensión dislipidemia o hígado graso. Una vez se opere el paciente va a mejorar todas estas morbilidades, asegura.

Señaló que como en todo procedimiento quirúrgico hay riesgos. Por ejemplo, se podrían complicar con infecciones, rupturas de las heridas, diarreas, náuseas y vómitos, entre otras.

En este sentido, resaltó que la mortalidad en una cirugía bariátrica está en menos del 1% de los casos.

No obstante, el éxito de la cirugía va a depender de que el paciente siga todas las recomendaciones postcirugía que le sean aconsejadas por el médico, advirtió.