Confirmado / Que lo prohibido nos atrae, no es una novedad, ya lo sabemos por experiencia propia o muy cercana. El deseo tiene esa particularidad: la atracción por lo inalcanzable, lo misterioso, lo incierto. Y claro, la rutina es ese balde de agua que apaga en un segundo esa llama de la pasión. Y a veces ese deseo que no podemos explicar, o que no queremos entender, se confunde con el amor.

Recuerdo la particular situación de un amigo, Daniel, casado hacía casi dos décadas. Él y su mujer se veían con frecuencia, casi todos los fines de semana, con otra pareja. Daniel y la mujer de la otra pareja (Sonia su nombre), tenían una relación paralela de cinco años. Esa linea tan delgada entre lo prohibido y lo permitidol, su complicidad única alimentada por la situación, los encuentros furtivos cada vez que podían, hacían de su vínculo de amantes una especie de hierro caliente. En cualquier momento se iban a quemar, y eso los mantenía excitados.

Llegó un momento en el que los sentimientos crecieron, y pensaban que lo suyo era amor verdadero. Tal es así que Daniel y Sonia tomaron la decisión de separarse de sus respectivas parejas para, días después, iniciar una vida en común. Se imaginan el escándalo. ¿Cuánto crees que duró la relación? No llegaron a los seis meses. La convivencia diaria, el no tener que esconderse de nadie, la disponibilidad permanente para tener sus relaciones sexuales, mojaron la pólvora que nunca más se encendió. Game over.

Entonces, no creo que sea malo de por sí que te atraiga alguienprohibido. Es casi inevitable que alguna vez te mueva el piso la mejor amiga de tu mujer, el hermano de tu novio, una alumna, un paciente, tu jefe, tu secretaria? en fin, esas personas con las que si pasara algo, tendrías un serio dolor de cabeza ?o quizás en otra parte del cuerpo-. El problema no es el deseo, sino la acción. Piensa las consecuencias, utiliza la razón, comprende que el riesgo te hace idealizar, aprieta el freno en el momento preciso. Para que esos deseos prohibidos no te afecten en tu vida, necesitas identificarlos:

-Se trata de una relación que, de concretarse, cualquiera te diría que tienes todo para complicarte.

-Si le quitas el condimento de lo prohibido y le pones en el lugar de una persona común, es muy probable que ya no te atraiga.

-Piensas en esa persona más de lo que deberías, pero a la vez eso no te disgusta.

-Te estás empezando a delatar con tus miradas, tus sonrisas, tu trato especial hacia alguien.

-Sientes cada vez más ganas de concretar algo, por lo tanto de ?meter la pata?.

Espero que estos tips te sean útiles a ti, o a alguien que los necesite. Y no dejes de contarnos tus historias de amores prohibidos, que a veces no son más que deseos disfrazados de sentimientos.

Vestido de novia  

Cómo ?limpiarte? para comenzar una nueva relación

Toda relación comienza en uno mismo: aprende a conocerte y a sanar tus heridas para hallar tu plenitud interior.

Cómo encontrar el vestido ideal para una novia XL

Dar con una buena tienda, probar varios estilos y escoger telas resistentes son algunos de los grandes consejos de las hermanas Yukia y Yuneisia.

 Errores mortales en la comunicación erótica

La comuncación es el vehículo a través del cual consigues enviar o recibir un mensaje, en este caso asociado a algo que esperas en tu vida erótica.