A Tu salud / Estar en forma es un proyecto que se debe mantener de por vida, para lo cual deben sin duda, encontrar motivación no sólo para entrenar, sino también alimentarte balanceadamente y sumar a diario muchos otros hábitos saludables.

¿Alguna vez iniciaron un programa de ejercicio sólo para abandonarlo a los 5 días? Si la respuesta es sí, no están solos. Me pasó innumerables veces, hasta instaurar el hábito en mi cotidianidad y además hasta divertirme haciéndolo. Mucha gente empieza a ejercitarse, pero lo deja cuando se aburren, o no disfrutan o los resultados tardan en llegar. Por ello, les voy a dar diversos consejos para ayudarles a mantener la motivación.

Establezcan objetivos.. . Comiencen con metas simples y traten de progresar a objetivos más exigentes. Recuerden que sus aspiraciones tienen que ser realistas y factibles de lograr. Si sus expectativas son demasiado ambiciosas abandonarán más fácilmente.

Por ejemplo, si no han realizado ejercicio desde hace tiempo, una meta a corto plazo puede ser caminar 10 minutos al día cinco días a la semana. Un objetivo intermedio implicaría 30 minutos cinco días a la semana y por último, uno a largo plazo sería completar una caminata de 5 kilómetros. Los especialistas recomiendan a los adultos hacer por lo menos 150 minutos de actividad aeróbica moderada o 75 minutos de actividad aeróbica vigorosa a la semana. Además, intenten incorporar a su entrenamiento rutinas de fuerza, con pesas o tensión, para todos los grupos musculares importantes, por lo menos, dos veces por semana.

Foto Referencial

Lea también:  ¡El cuerpo es reflejo de los pensamientos!

Busquen divertirse… Encuentren deportes o actividades que disfruten, luego varíen la rutina para mantenerse atraídos permanentemente. Prueben disciplinas diferentes, únanse a clases de baile de salón, visiten centros de artes marciales, es decir, descubran su talento atlético oculto. Siempre experimenten. Recuerden que el ejercicio no tiene por qué ser aburrido, y es más probable que continúen practicándolo si les divierte.

El ejercicio debe integrase naturalmente a su rutina… Si les complica hacer el tiempo para activarse físicamente, sin excusas, agenden el ejercicio como si se tratara de cualquier otra actividad importante. Muévanse tanto como puedan, usen las escaleras en lugar del ascensor, caminen a lo largo de la cancha mientras ven a sus hijos practicar sus deportes o cuando tomen un descanso en el trabajo. Si tienen equipos en casa, de esos donde solemos guindar la ropa (elíptica, caminadora, etc.), pues súbanse a esa bicicleta estacionaria, o hagan ejercicios con pesas mientras ven TV por las noches.

Investigaciones recientes ha determinado que sentarse por largos períodos de tiempo puede tener un efecto negativo sobre nuestra salud, aunque hagamos la cantidad de ejercicio recomendada durante la semana.

Foto Referencial

Registren su progreso… Puede ser de gran ayuda escribir un diario de ejercicios. Registrar lo que hacen durante cada sesión, el tiempo que duró, cómo se sintieron después, el esfuerzo y estar atento a sus progresos puede ayudarles a trabajar para conseguir sus metas.

Apóyense en otros… Recuerden que no están solos. Inviten a sus amigos o compañeros de trabajo a unirse a ustedes cuando hagan ejercicios. Por ejemplo, organicen a un grupo de vecinos para ir a clases en algún parque.

Foto Referencial

Recompénsense… Luego de cada sesión de ejercicio, tómense unos minutos para saborear las buenas sensaciones que aporta la actividad física. Este tipo de recompensa interna puede ayudarles a comprometerse aun más, a largo plazo.

Sean flexibles… Si están demasiado ocupados para hacer ejercicios o simplemente no tienen ganas, tómense uno o dos días libres. Sean amables con ustedes mismos si necesitan un descanso. Lo importante es que vuelvan a su programa de ejercicio lo antes posible.

Lea también:  Chocolate negro… ¡Un receso para nuestra mente y paladar!

Comenta y se parte de nuestra comunidad Post Views: 48