ABC de España /

«Si me hubiera preguntado hace diez años si era feminista diría que no, hoy digo que sí porque me he dado cuenta de que existe discriminación». Así de contundente se mostró la presidenta del Banco Santander, Ana Botín en una entrevista en la Cadena Ser que realizó en Salamanca con motivo del IV Encuentro Internacional de Rectores .

Bajo los auspicios de Santander Universidades y de Universia, se han reunido en Salamanca 600 rectores de 26 países y el número total de asistentes, entre profesores, políticos y represantes de distintas empresas e instituciones ha ascendido a 1.000. Durante la inauguración del acto, Botín defendió una «educación superior que incorpore formación humanista, transversal y multidisplinar, una universidad que sea fuente de innovación, pensamiento crítico y conciencia social».

Pero antes de hablar de educación confesó en delaraciones a la radio que, aunque más de la mitad de la plantilla del Banco Santander está integrada por mujeres, el porcentaje se queda en un 20 por ciento en el Consejo de Administración de la entidad que preside. « Algo no funciona », ha dicho. Sin embargo, la opción no es cruzar los brazos por lo que ha planteado que el objetivo del Santander es llegar al año 2025 con un 30 por ciento de puestos directivos ocupados por mujeres. «Estamos haciendo muchas cosas, pero no se soluciona de un día para otro». Además, ha señalado que una forma de lograr más igualdad es través de la «discriminación positiva».

«Queremos a los catalanes y a Cataluña»

Como ya manifestó en su cuenta de Twitter tras el fallo contra «La Manada» ha dicho que respeta la independencia judicial pero que considera la sentencia «un retroceso en la seguridad de la mujer». El pasado 27 de abril, Botín invitaba a leer en su cuenta de Twitter un artículo de « The Washington Post », en la que un psicólogo y profesor de la Universidad de Harvard explicaba cómo funciona el cerebro de una víctima ante un ataque sexual.

Por otro lado, también en la Cadena Ser ha dicho, respecto a la situación en Cataluña que « es obligación y responsabilidad » de todos buscar una solución.

«Conozco la creatividad y la capacidad de esfuerzo y de hacer cosas que tenemos», y, por lo tanto, considera que hay que encontrar la forma de «enamorar a todos los catalanesar del proyecto español».

«Queremos a los catalanes y a Cataluña y creemos que hay muchas más cosas que nos unen que las que nos separan».