la tercera / Durante este fin de semana, Ana Torroja llegará a Chile para no moverse en un buen rato de Santiago. La cantante española llegará con varias de sus pertenencias para instalarse en un hotel capitalino y muy pronto comenzar con las grabaciones de la segunda temporada de The voice, el programa de Canal 13 donde se desempeñará como coach junto a Nicole, Alvaro López y Luis Fonsi. Franco Simone no va más. “Chile es un país al que siempre he querido mucho y que disfruto mucho cuando voy. El tiempo que estaré allá lo pasaré entre el hotel y la televisión, pero se está planteando una gira que probablemente sea después del programa. De momento, no tengo fechas concretas”, dice al teléfono desde México.  

¿Qué la llevó a aceptar un proyecto que la tendrá lejos de su país una temporada? 

A quién no le puede parecer atractivo el proyecto. Creo que en cuanto a programas musicales y de búsqueda de nuevos talentos, el mejor ideado y más entretenido es La voz. Estoy muy emocionada de ir a buscar talento chileno, porque sé que hay. Me emociona mucho también ir a compartir con Nicole y Alvaro, y con Luis Fonsi también, y aprender de ellos. 

¿Es esta una forma de reinventarse artísticamente? 

A mí me gustan los retos y las aventuras, y estar en este programa es una aventura. He visto muchos programas de La voz en distintos países, y me parece muy interesante el planteamiento. Me parece muy interesante que sea solo la voz la que te atrape, porque la imagen es algo secundario.  Será una aventura y una responsabilidad muy grande porque estás haciendo de coach a través de tu experiencia, pero a la vez estás diciendo quién sí y quién no frente a muchas personas cuyo sueño es cantar. Es duro. Creo que me va a tocar sufrir mucho.

¿Le cuesta criticar?

Depende de cómo se utilice la palabra criticar, porque puede tener diferentes significados. A mí me gusta más aconsejar, y me gusta ayudar a esas personas que se presentan ante un público y ante los coach. Creo que es un experiencia que me va a ayudar mucho, porque cuando veo este tipo de programas me veo muy reflejada en la gente que está empezando, y recuerdo cuando yo empecé. Recuerdo todo eso de los nervios, la emoción y la inseguridad. Todo eso es parte de lo que uno trata de ayudar.  

En la temporada anterior, en su lugar estaba Franco Simone. ¿Cree que está en la obligación de marcar una diferencia con él? 

Yo voy a intentar hacerlo lo mejor posible y ojalá gane. Está claro que cada uno de los concursantes va a elegir al que le pueda ayudar más. Ese momento de elección es uno de los momentos más intensos y difíciles del programa. Creo que cada uno de los coach quiere ganar y los cuatro vamos a intentar que el que gane sea tan importante como lo fue Franco. 

¿Se va a preparar de alguna forma para ser coach?

Yo voy a ser yo. Creo que es una gran responsabilidad y por eso será bien honesta, diciendo las cosas como son, pero siempre de una manera positiva. Creo que al error se le puede dar una vuelta para redireccionarlo. Espero hacerlo bien.

¿Cree que su vínculo con Chile se mantiene intacto? 

Siento que el vínculo está igual. Cuando llegas te das cuenta de que sigues estando en el corazón de la gente, en la banda sonora de la gente. En Chile son muy efusivos a la hora de expresar su cariño y su admiración. Estuve muchos años  sin ir, entonces cuando llegas no sabes lo que va a pasar, pero estás ahí y te encuentras con un recibimiento tan caluroso de toda el público chileno y de la prensa, que la verdad es que no paraba de sonreír. Tenía la sonrisa puesta en Viña del Mar.