El Financiero / En la era de las distracciones continuas, es casi un privilegio lograr periodos extendidos de concentración. La revisión de un reporte, la redacción de un texto importante, el diseño de algo nuevo o simplemente el sostenimiento de una conversación enfocada con alguien, tienden a ser interrumpidos constantemente por un mensaje en el teléfono, un pop up de un mail, una llamada no esperada o un inoportuno colaborador.

A riesgo de que los amantes de la conectividad me cuestionen, aquí tres consejos para ganar enfoque y evitar la distracción cuando así lo necesites:

1. Programa tu WhatsApp para que no te aparezcan los mensajes en la pantalla cuando llegan.- No hay peor hábito que estar volteando a tu dispositivo móvil cada vez que aparece un texto. A lo largo del día, hay ?n? mensajes que no tienen el más mínimo valor, hay otros que son amables bromas enviadas por terceros y sólo hay algunos que debes ver con cierta frecuencia para sostener el ritmo de una conversación necesaria. Cada determinado tiempo ingresa al programa a ver los remitentes relevantes y responde. Todos los demás pueden y deben esperar.

2. Avisa que estarás en modo concentración un determinado rato.- Esto incluye asistente, jefe, esposa y demás. Si acostumbras a tu círculo de colaboradores y familiares a respetar tus momentos de creación y enfoque, ellos mismos irán aprendiendo a darte espacios. Ello no significa que no puedas interrumpir una tarea cuando las circunstancias lo exijan o cuando requieras contactar a un tercero, pero sí implica que dejes de responsabilizar a terceros con la frase ?no me dejan concentrar?.

3. Crea tu signo de concentración.- Puede ser la puerta cerrada de tu oficina, pueden ser tus audífonos favoritos, puede ser un letrero con cierto mensaje amigable. Lo importante es que tu mundo sepa que cuando eso ocurre estás enfocado, concentrado, conectado o como lo quieras llamar y que es deseable, para la propia organización, que no te interrumpan.

En la empresa siempre habrá asuntos prioritarios, como todo el tiempo existirán ?n? asuntos en tu tramo de control que pueden esperar un tiempo razonable para ser resueltos. El arte está en distinguirlos y no habituarte a que una actividad que importa mucho se suspenda por cualquier mensaje, correo o solicitud menor.

Sí. Cualquier ejecutivo se ve frecuentemente ante la presión de atender múltiples asuntos rápidos para ganar cobertura en sus respuestas, pero requiere también no afectar su productividad y la calidad de sus acciones y decisiones.

Y el problema no es que existan interrupciones continuas, el problema es responder con celeridad a todas ellas pretendiendo que todas son importantes cuando en realidad no lo son.

‘AL CIERRE’ CAMBIA DE HORARIO, PERO CONTINÚA EN NUEVO SET

El programa de análisis de la noticia Al Cierre en EL FINANCIERO Bloomberg TV cambió de horario. Ahora se transmite a las 9:00 pm, de lunes a jueves (150 de Sky o Izzi).

En un abrir y cerrar de ojos, han pasado ya dos años desde que asisto una vez por semana a compartir mis puntos de vista con otros colegas columnistas, disfrutando siempre la agradable y experimentada conducción de Leonardo Kouchenko y Enrique Quintana. En esta nueva etapa, estaré los días martes.

Gracias a quienes amablemente sintonizan con regularidad el programa y a todos los que hacen posible esa alternativa de televisión inteligente.

El autor es empresario y conferencista internacional.