Cronica / Una alimentación inadecuada e insuficiente durante los primeros 1,000 días, frena el adecuado desarrollo cognitivo y físico de los niños, frenando así su máximo potencial. Las consecuencias perduran el resto de la vida. La leche materna es el mejor alimento para los bebés porque aporta beneficios a la salud a corto, mediano y largo plazo. La OMS recomienda la lactancia materna hasta los dos años de edad. Lo preocupante es que solamente el 30% de las madres dan lactancia materna exclusiva y ésta se sustituye muchas veces por alimentos inadecuados.

Los principales sustitutos en México son la leche líquida (leche de vaca) y bebidas como atoles o jugos altos en azúcares, las cuales, al ser consumidos antes de los 12 meses de edad puede ocasionar riesgos a la salud, como: desnutrición, sobrecarga renal y deshidratación, incremento en el riesgo de alergia a la proteína de leche de vaca, baja absorción de hierro, microsangrados y anemia (lo cual puede provocar un daño físico, emocional y cognitivo). De esta manera, el consumo de leche de vaca antes de los 12 meses no es recomendado por instituciones de salud internacionales y asociaciones científicas como la Academia Americana de Pediatría y la Sociedad Europea de Gastroenterología, Hepatología y Nutrición Pediátrica. Iniciando la alimentación complementaria, existen aún problemas de alimentación en México como: Cerca del 30% de bebés menores de 11 meses consumen leche de vaca familiar Falta de consumo de frutas y vegetales es una preocupación ; solamente el 50% consumen frutas y el 20% consumen verduras. (Bebés entre 6 y 36 meses) Los niños consumen mayormente cualquier tipo de dulce que un vegetal Aumento dramático en el consumo de azúcares es impulsado por las bebidas azucaradas Lactantes menores no están recibiendo suficiente Hierro, clave para el neurodesarrollo (Bebés de 6 – 11 meses) Falta de destacar la superioridad nutricional de las leches y alimentos especializados para bebés , en esta etapa en la que los bebés tienen necesidades especiales a la de los adultos. Por medio del programa “Nestlé® Comienzo Sano, Vida Sana”, se brinda información educativa a la población en general sobre los beneficios de lactancia materna y las consecuencias en la salud del uso de sustitutos inadecuados a la lactancia materna y el uso de leche líquida en los primeros años de vida. Imprimir