Emol / SANTIAGO.- La corta edad de Isabella Khair Hadid, no le impidió dejar a medio mundo boquiabierto en la alfombra roja del Festival de Cannes. Engalanada con un insinuante vestido rojo del diseñador francés Alexandre Vauthier, la hermana menor de la modelo Gigi Hadid arrasó en popularidad, dejando atrás las eternas comparaciones con su exitosa pariente.

Ambas son hijas de Yolanda van den Herik -hoy, Yolanda Foster-, modelo holandesa, y el dueño de varias inmobiliarias de Los Angeles, Mohamed Hadid, de origen palestino. Y al igual que Gigi, Bella -como se conoce-, firmó con la agencia de modelos IMG, y debutó en las pasarelas para la colección otoño/invierno 2015 de Tom Ford, también junto a su hermana.

Sin embargo, el sueño de esta joven californiana de apenas 19 años, estaba en alcanzar la popularidad en el deporte, la equitación para ser exactos, y poder participar en los Juegos Olímpicos, tras varias competencias internacionales en las que estuvo. Pero esta meta quedó lejos de su alcance, cuando fue diagnosticada en 2012 con la enfermedad de Lyme, causada por una bacteria que se transmite a través de garrapatas. Y se cree que fueron sus propios caballos, con los que añoraba competir, los que tenían los ácaros que la picaron. Su mamá, y su hermano menor, Anwar, también fueron contagiados.

La oscura época de su vida

De ser diagnosticada en un comienzo, la enfermedad de Lyme -que han padecido también Thalía, Richard Gere y Avril Lavigne- puede ser atacada con un tratamiento intravenoso de antibióticos. De lo contrario, se corre el riesgo de que los síntomas se hagan presentes por años en el cuerpo de la persona afectada. Estos van desde los malestares parecidos a una gripe, hasta la parálisis facial, la pérdida de memoria y otros deterioros cognitivos.

De hecho, Bella sufrió un accidente que la obligó a dejar de conducir. “Fue una época muy oscura (…) Estaba exhausta todo el tiempo. Afectó tanto mi memoria que de repente, ya ni podía recordar cómo manejar de Santa Mónica a Malibú, donde vivía. No podía montar a caballo, estaba muy enferma. Tuve que vender mis caballos porque ya no los podía ni cuidar “, comentó en entrevista el año pasado, al London Evening Standard.

“Es duro”, dijo al respecto en marzo, cuando recibió un premio como modelo del año en Los Angeles, agradeciendo el eterno apoyo de su novio, el cantante The Weeknd, y explicando que por su enfermedad, suele estar siempre cansada, por lo que no se acuesta pasadas las 10 de la noche. Con todo, aseguró, se despierta agotada.

“Es difícil, pero supongo que vale la pena. Creo que estoy haciendo las cosas bien”, aseguró. Galerías Relacionadas Gigi Hadid responde a los que la llaman “gorda” Murió Zaha Hadid, la “reina de las curvas” de la arquitectura mundial Los #ComentaristaEmol comparten sus lugares favoritos de Chile #ConcursoEmol: Las mejores fotos del Día de la Madre Circo de EE.UU. pone fin a su famoso show de elefantes William y Kate cumplen 5 años de matrimonio