El Tiempo de Colombia / Frida, Michelle, Amal, Eleanor, Marie… son algunos de los nombres o referencias de los bolsos que hacen parte de la primera colección de la marca L’Autre Sac, creada por la colombiana Mariana Féged. Esos nombres, en la vida real, van acompañados de apellidos como Kahlo, Obama, Clooney, Roosevelt, Curie… Las mujeres que los inspiraron.

“Son mujeres que han aportado a la sociedad desde distintos campos como el arte, la ciencia, la política; ellas pudieron distanciarse de los condicionamientos sociales para posicionarse como mujeres poderosas”, cuenta Féged, quien está de paso por Bogotá.

Ella vive en Barcelona desde hace 14 años y allí diseña los bolsos que son hechos acá en un taller del barrio Restrepo. “Es una empresa familiar con una conciencia social bonita: le han dado trabajo a personas con dificultades físicas (hay varias sordas, por ejemplo) y sociales (madres cabeza de familia, niñas que han estado en la cárcel de menores), quienes difícilmente conseguirían un puesto en este país”.

Ese sentido social era un componente fundamental que debía tener su emprendimiento , cuando decidió dejar, a finales del año pasado, su vida de ejecutiva de multinacionales en el mundo editorial, en Bertelsmann.

Desde que comenzó su carrera profesional trabajando en la OEA en proyectos de desarrollo social, después de terminar su carrera de politóloga, se interesó en esos temas. “Desde que me fui hace 20 años he querido hacer algo para contribuir al país y a la sociedad en la que crecí. Viviendo por fuera me di cuenta lo difícil que es ser mujer en Colombia, más si tienes pocas oportunidades de educación “, comenta.

Los bolsos están hechos en un material que parece papel, que es ligero y muy resistente.

Foto: L’Autre Sac

Esperando un avión Fundar su propia firma de bolsos tal vez sea el mejor regalo que se puede dar para celebrar sus 40 años el próximo domingo. “Pensar en esta edad me hizo tomar la decisión de crear la empresa y hacer algo para aportar”.

La idea le vino porque, durante sus viajes como mujer de negocios no logró encontrar un bolso estético y cómodo donde cargar sus cosas, como el computador.

Así nació L’Autre Sac, cuyos bolsos, maletines y, próximamente, morrales, están fabricados en un material alternativo: tyvek, que tiene la apariencia del papel, pero realmente es un plástico que se puede reciclar. Además es muy ligero, resistente e impermeable. Su aguante está más que probado, y es que se utiliza en Estados Unidos para impermeabilizar los edificios.

Con esto logró otro punto importante de su proyecto: piezas con linda apariencia y sostenibles. Otra forma de contribuir con el planeta.