El Vocero / Una avalancha de jóvenes emprendedores sigue creciendo en Puerto Rico.

Jennmarie Vélez, nacida y criada en Ponce, de madre haitiana y padre puertorriqueño, se sumó a la lista por razones ecoamigables y por estar en contra de la esclavitud de la era moderna en la industria de la moda.

Un bachillerato en mercadeo de la Universidad de Puerto Rico y un par de intercambios entre California y Salamanca, la llevó hasta Barcelona para terminar una maestría en dirección de empresas de moda en la Universidad de Barcelona, conjunto, a la Escuela Superior de Moda y Diseño Felicidad Duce. Estas experiencias la catapultaron e inspiraron para llegar a Nueva York y desarrollarse en este campo bajo el sector privado, pero esto no fue suficiente.

En esa etapa “descubrí que simplemente estoy levantándome todos los días para ir a trabajar y no estoy dándole ningún valor a mi tiempo y mi vida… Solo estoy cobrando un cheque. Me decía: ‘yo necesito encontrar algo que yo me pueda sentir que pueda hacer la diferencia’. Yo he viajado, he estudiado, yo sé que hay tanto que uno puede ofrecer para hacer la diferencia”, recordó Vélez de 30 años de edad.

Luego de analizar su situación, encontró el documental “The true cost” que explica cómo las industrias de moda más grandes del mundo contaminan el medio ambiente, y a su vez, esclavizan a los empleados bajo condiciones de trabajo deplorables y con salarios injustos.

“Yo no puedo aportar a esto. Con esto yo no puedo ser parte de la industria de la moda. Por esta razón renuncié de la empresa donde trabajaba, quedándome sin nada”, contó.

Del hambre por más y de ayudar al medio ambiente, Jenn-como le cariñosamente le llaman-, regresó a la Isla y comenzó un proceso de investigación para darle paso a su empresa. Este proceso tardó lo que dura un embarazo-9 meses- entre búsquedas de materiales y empresas de comercio justo certificadas, y del modelo de negocio basados en sus creencias, hasta que fundó su tienda en línea Around Eco.

Con productos totalmente orgánicos, vende camisetas que diseña con su pulso y sus diseños son producidos en India, bajo el conocido Comercio Justo, que garantiza las condiciones para los productores de algodón y los trabajadores de la fábrica.

“Es una compañía que la cree yo sola, que trabajo sola, pero gracias a Dios todo me va súper bien”, confesó Jenn, subrayando que sus camisas, mayormente, tiene mensajes relacionados a los viajeros y ha tenido buena y rápida respuesta de los puertorriqueños. 

Su empresa ayudó a la crisis del huracán

Around Eco, casualmente, inició cuatro días antes de que el huracán María afectara a Puerto Rico, y sirvió para traer ayuda para aplacar la crisis.

“Yo empecé a buscar rápido cómo llegar, porque yo me había regresado para Nueva York, y no había forma. Finalmente en noviembre pude ir únicamente cuatro días a ayudar completamente y fuimos por la Isla para ayudar, con un dinero y compra que amigos de Nueva York me dieron para poder ayudar”, explicó.

Sin embargo, Jenn diseñó una camisa para crear fondos que fueron destinados al Hispanic Federation (organización que está afiliado Lin-Manuel Miranda).

Planes futuros

La empresa, de poco menos de un año de establecida, es completamente en línea y hace envíos a Estados Unidos, Puerto Rico y Londres. 

Jenn planifica abrir un espacio para que los consumidores puedan experimentar los diseños y la costura. También, crear trajes y más artículos para los “travelers”, hasta poder crear empleomanía. 

“Quiero crear productos que la gente esté consciente que están haciendo un bien para el ambiente y para la gente que hace la ropa, para mí es lo primordial”, sostuvo.

“Creo en que cada uno de nosotros tiene el poder de cambiar el mundo, proteger el ambiente y mejor la vida de otros y futuras generaciones”, remarcó.

En Aroundeco.com se explica en detalle lo que es Comercio Justo y también el proceso de elaboración de su línea de camisetas.