ABC.es / En diciembre aumenta la afluencia a las clínicas de fertilidad. Así lo corrobora César Lizán, director médico de Clínicas Eva, para quien estas fechas suelen asociarse al inicio de nuevos ciclos vitales, y, sin duda, el tener un hijo es uno de ellos. Poder cumplir este sueño, lleva a muchas personas con problemas para lograrlo de forma natural, hacia las clínicas de fertilidad en busca de ayuda profesional.

La pregunta es si es el mejor momento para iniciar un tratamiento de reproducción asistida, puesto que la Navidad es tiempo de excesos tanto físicos como emocionales. La repuesta del ginecólogo es afirmativa, puesto que, asegura, las restricciones y observaciones de pautas médicas estrictas deben guardarse una vez que se ha producido la implantación, es decir cuando se ha logrado el embarazo. No obstante, explica, siempre es recomendable seguir ciertas pautas que ayudarán a mantener un equilibrio saludable en busca del bebé tan deseado.

1. Huir de los excesos antes mencionados, sobre todo de los productos tóxicos más perjudiciales, como son el tabaco y el alcohol. La recomendación en general es abandonar el cigarrillo antes de comenzar un proceso de fertilidad para evitar la ansiedad. En cuanto al alcohol, se puede tomar alguna bebida si no hay embarazo, pero con moderación. En varios estudios se ha demostrado que el abuso del alcohol o su ingesta frecuente incide en la calidad del esperma del varón y en peores resultados en la estimulación ovárica e implantación femenina.

2. La alimentación de estos días no tiene por qué verse alterada, es decir, se puede celebrar como el resto, con menús especiales. La recomendación del doctor se encamina solamente hacia la vigilancia de las calorías si la paciente ya tiene algo de sobrepeso, puesto que se ha demostrado que ésta circunstancia es una de los impedimentos para ser madre de forma natural. Se habla de hasta un descenso del 50% en las tasas de gestación.

3. En cuanto a posibles cambios a introducir, más allá de las pautas particulares de cada doctor a su paciente, desde EVA recomiendan vigilar el contagio de enfermedades como la toxoplasmosis (carne cruda, verduras mal lavadas) y la brucelosis (quesos no pasteurizados). Si los niveles de ácido fólico son insuficientes o los de homocisteína (aminoácido considerado valor cardiovascular) demasiado elevados, además de aumentar la ingesta de frutas y verduras frescas se deben dar suplementos de B12, B6 y ácido fólico.

4. En cuanto a los cuidados externos, importantes estos días en los que la vida social se intensifica, es necesario desmentir la generalidad de que los tintes son perjudiciales para la salud del feto. Si aún así existe cierto temor, siempre se puede apostar por tintes vegetales y evitar productos que contengan acetato de plomo, habitual en productos para permanentes.

5. En relación a tratamientos en clínicas, como la mesoterapia, por ejemplo, no existe ninguna indicación por el momento que advierta de su uso en el período de búsqueda de embarazo, con o sin ayuda de la reproducción asistida. De nuevo, si queremos ser estrictos con los cuidados cosméticos, lo mejor es elegir productos naturales, ya que, según la también directora médica de EVA, la doctora Fulvia Mancini, no existen estudios médicos sobre la eficacia y seguridad del amplio abanico de posibilidades que ofrece el mercado. Muy importante, advierte, evitar por lo tanto, y, sobre todo en los primeros meses esta lista: retinol, los desodorantes con sales de aluminio, los tintes capilares progresivos, los parabenos, el ácido glicólicoy el ácido salicílico.

Por último, los doctores recuerdan que las emociones están a flor de piel en estos días cargados de recuerdos, ilusiones, ausencias y proyectos. Por lo tanto, si los pacientes se animan a iniciar un tratamiento deben realizarlo con un ánimo positivo. Como afirma el doctor Lizán: «Las navidades son, habitualmente, tiempo de felicidad y, en cualquier tratamiento, una buena predisposición ayuda a conseguir el objetivo del embarazo».