@TipsFemeninos // Cambiar el estilo de vida para eliminar la diabetes // Miami.  Definida por la Organización Mundial de la Salud como una afección perjudicial para la salud que ocasiona una acumulación anormal o excesiva de grasa, la obesidad, es diagnosticada cuando la persona presenta un índice de masa corporal superior a 30.

No se trata solamente de un problema de estética, de buena figura. Es también un importante factor de riesgo en numerosas enfermedades crónicas, entre ellas la diabetes tipo 2 y patologías cardíacas que son la primera causa de muerte en el mundo occidental, incluida Venezuela, tanto en hombres como en mujeres.

Pero no hace falta ponerse muy flaco para reducir los riesgos de complicaciones de la diabetes 2, que es la que origina la obesidad y que es la más frecuente actualmente.

La endocrinóloga venezolana Alfonsina Carrasco destacó que el paciente diabético necesita reducir 10% de su peso para incidir positivamente en la mejoría de su sintomatología y en la disminución de los riesgos asociados a esta enfermedad tan común.

Con esta pequeña pérdida de masa corporal es suficiente para mejorar la calidad de vida del paciente y lograr parámetros glicémicos saludables y estables, además se obtiene un buen impacto en la presión arterial y en las enfermedades cardiovasculares.

Eso quiere decir que un paciente que pese 90 kilos, sólo necesita rebajar nueve para sentirse mejor y tener menor riesgo. Y uno que pesa 75, por ejemplo, con menos de ocho kilos llega a la meta.

La especialista también indicó que el aumento de la tasa de lípidos totales en sangre como el colesterol, los triglicéridos y ácidos grasos libres, conocido como dislipidemia, es una característica común en las personas obesas. “El Instituto Americano de la Salud sugiere una pérdida de peso de 10% en los primeros seis meses, con un promedio de un kilo semanal para equilibrar el perfil lipídico”, recalcó Carrasco.

“Si es tan modesta la reducción de peso, ¿por qué es tan difícil tratar la obesidad? El cambio de estilo de vida es lo más práctico y efectivo. Es una enfermedad que posee varias etiologías y un tratamiento a largo plazo”, aclaró la doctora. En este sentido, destacó que una dieta balanceada y la práctica regular de actividades físicas, son hábitos que se deben fomentar para la salud.

La importancia de mantenerse en el peso ideal ayuda a consolidar la resistencia física y a prevenir la predisposición genética a desarrollar diabetes tipo 2, debido a que la secreción de insulina del organismo es insuficiente para procesar los azúcares ingeridos. Es un peligroso círculo pues la resistencia a la insulina provoca exceso de grasa.

Fuente: El Universal

@TipsFemeninos