El Clarín / Con la presentación de su nueva colección en La Habana a comienzos de mayo, la firma francesa de moda Chanel desembarcará en Latinoamérica, un mercado al que antes no habían llegado sus prestigiosos desfiles. Esto también es una muestra más del deshielo político, económico y cultural que está atravesando la isla.  

Con pasos muy discretos que contrastan, por ejemplo, con la presentación el mes pasado de los Rolling Stones en la capital cubana, un comité organizador trabaja en el desfile del próximo 3 de mayo en el que, según informa, participarán más de 50 modelos Chanel, junto a un número similar de cubanas

Las modelos locales fueron escogidas por la firma francesa en el Hotel Nacional de Cuba, afirmaron fuentes locales vinculadas a la presentación. El día del desfile, después del mediodía, las modelos se presentarán en el largo Paseo del Prado de La Habana, construido en 1772 cuando Cuba era aún una colonia española, y “remodelado” en 1928 por el Arquitecto francés Jean-Claude Nicolas Forestier.

Ese lugar es hoy un largo paseo desde el centro de La Habana hasta el malecón, frente al mar, con árboles, bancos de mármol, ocho estatuas con leones de bronce.

 Sin embargo, el desfile del diseñador insignia de Chanel, el alemán Karl Lagerfeld, ocurrirá poco después de la presentación en el Paseo del Prado, en la céntrica Plaza de la Catedral de La Habana, un sitio emblemático que recibió a los Papas Juan Pablo II, en 1998, Benedicto XVI, en 2012, y Francisco en 2015

“La riqueza cultural y la apertura de Cuba al mundo la convierten en una fuente de inspiración para Karl Lagerfeld y para Chanel”, indicó la casa de modas en un comunicado. Siempre en torno al tema del viaje, las colecciones crucero de Chanel se inspiraron desde los años 2000 de culturas y lugares tan diferentes como Miami, Venecia, Singapur, Dubai y Seúl, precisó la marca, que no posee ninguna tienda en la isla caribeña, reseñó la agencia AFP.

Los desfiles de Largerfeld para Chanel se han convertido en uno de los acontecimientos más esperados del mundo de la moda a causa de la creatividad del diseñador alemán a la hora de poner en escena sus colecciones. Un aeropuerto, un restaurante, un casino o una calle de París reconstruidos fueron algunas de sus últimas ocurrencias.

En los últimos tiempos, la presencia de extranjeros famosos se empieza extender en Cuba. A unos dos kilómetros al norte de la Catedral se espera el inminente inicio de la filmación de escenas de la película “Rápido y Furioso”. Sus protagonistas Vin Diesel y Michelle Rodríguez fueron vistos en la zona el domingo último. También los poderosos automóviles del rodaje hicieron sus piruetas allí.

Los habaneros aseguran que la ciudad estuvo “de moda” durante años antes de que se anunciara el “deshielo” con Estados Unidos a fines de 2014. María Hernández, que reside en un área cercana al mar, en el barrio de El Vedado, recordó las visitas de los tres Papas, los viajes de buques del todo el mundo, y festivales y conciertos, sin excluir frecuentes periplos por la ciudad de artistas “famosos”. No obstante, no se acuerda de otro momento tan “espectacular” como 2016, contando la visita de tres días del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, en marzo.

“En este mismo momento, todo está lleno de turistas. Son rusos, españoles, italianos, argentinos, chinos, canadienses y estadounidenses”, dijo Piro, un conductor de taxi que habitualmente trabaja a lo largo de la costa. 

El mismo hombre recordó que el 1° de mayo debe arribar al puerto de La Habana el barco Adonia, de la empresa Carnival, de Estados Unidos. “Leí en alguna parte que vendrán norteamericanos y cubanos a bordo. Eso es historia”, opinó.

Piro cuenta que paseará por la zona del desfile en su viejo taxi Chevrolet, que llama mucho la atención de los turistas. “Si el negocio me lo permite veré a las modelos. Las francesas y las cubanas”. “No es que me interesen los vestidos, sino esas mujeres que -creo- son un poco delgadas, pero bellísimas”, afirmó entre sonrisas.