Lucir un rostro espectacular es algo que todas las mujeres añoramos. Desde Cleopatra hasta Kim Kardashian los reinados femeninos se destacan por la importancia a la belleza. Sin embargo, tener una piel saludable que se note en nuestra cara es algo que va más allá del deseo de verse bien,  tiene que ver con la salud. La elasticidad, el colágeno, la melanina y la queratina son algunos de los componentes esenciales para tener un rostro inigualable. Esto solo se logra teniendo un ritmo de vida saludable que incluya una rutina consciente en pro de la salud.  A continuación vamos a enumerar los 7 aspectos de una rutina poco saludable:

 

1.- La comida chatarra.  La piel radiante se logra al ingerir vitaminas, proteínas e hidratos de carbono de manera equilibrada.

2.- Dormir poco: Se supone que un adulto debe dormir entre 6 y 8 horas diarias para que su cuerpo funcione bien. Si tu rutina no te permite este número de horas esto puede afectar no solo tu piel si no tu salud en general. Las ojeras es uno de los resultados más comunes por el mal dormir.

3.- El estrés: Si no te concentras, si tu mente está en mil cosas a la vez, y además sientes que no tienes tiempo suficiente para ti, tu mente comienza a tomar estos pensamientos como mensajes negativos y las células negativas se activan provocando todo tipo de situaciones perjudiciales para tu organismo. Por eso si estás en una situación de estrés lo mejor es entender que todo es momentáneo en la vida y buscarle el lado positivo para que puedas tener pensamientos positivos que le brinden a tu cuerpo una mejor energía.

4.- Sedentarismo:  Hacer actividad física provoca que los vasos sanguíneos se dilaten permitiendo que la sangre circule mejor, logrando así mayor luminosidad.

5.- Nicotina: Consumir cigarrillos, aunque sean falsos, es perjudicial para el cuerpo y en lo que a la piel atañe, provoca deshidratación y genera un tono apagado.

6.- Alcohol: no estamos diciendo que no te puedas tomar un par de tragos con tus amigas o una copa de vino en una cena romántica, pero el consumo excesivo de alcohol puede reducir los antioxidantes que hay en el cuerpo y aminorar la existencia de vitamina A, fundamental para el cuidado de la piel y el pelo.

7.- Agua caliente:  La temperatura con la que nos bañamos es muy importante debido a que el agua caliente seca la piel y elimina la grasa natural. Adicionalmente, tomar agua es fundamental para mantener el cuerpo hidratado y que esto se refleje en nuestra piel.