La Nacion / ProvaShop se propone revolucionar la compra de ropa en línea. Foto: Gentileza ProvaShop Hasta ahora tener un doble de cuerpo era un privilegio reservado para las estrellas de acción, los políticos de alto nivel y Elvis. Pero todo eso está a punto de cambiar: pronto saldrá al mercado ProvaShop, una app que permite probarse ropa a través de “avatares humanos”, personas con un porte similar al de sus usuarios.

En realidad, ProvaShop parece contener varias aplicaciones en una. Chat, videollamadas, comercio electrónico y comodato de gente parecida a vos conviven en esta plataforma que debutará en las tiendas de Google y Apple durante diciembre y cuyo desarrollo demandó una inversión inicial de US$ 285.000.

Esta excéntrica aplicación nació de una tormenta de ideas entre Carlos Limeres, CEO de la firma de soluciones digitales LabsXD y su CTO, Amelia Bernal. “Hoy en día, la brecha número uno de la compra de ropa en línea es no poder probártela”, dice Limeres a LA NACION . “Previo al desarrollo realizamos toda una investigación de posibles competidores y no hay”, comenta Bernal.

¿Cómo funciona? Provashop pedirá al usuario algunas medidas básicas, peso y sexo. El sistema estará vinculado a las tiendas en línea de las marcas asociadas . “Una vez recibida la petición, se le informa que le ha sido asignado un avatar. Él dice en cuánto tiempo iniciará la llamada y se prueba lo que seleccionaste. Luego aparece una ventana de calificación y un checkout con medios de pagos. Te va a solicitar los datos de la tarjeta, tu domicilio y listo”, cuenta Limeres.

La aplicación estará disponible desde diciembre. Foto: Gentileza ProvaShop La empresa aspira a brindar dos tipos distintos de avatar: los que prestarán su tiempo a cambio de dinero y los que permanecerán en el showroom a la espera de una reserva. Según Limeres, ya hay 150 postulantes para cubrir estas posiciones. “Nuestro modelo es por porcentaje sobre las ventas y de ahí liquidaremos el pago a los avatares”, dice Limeres.

Por el momento, la compañía sólo ha logrado subir a su proyecto a una marca de ropa , aunque Limeres no duda de que otras se sumarán en el corto plazo. “El foco va a estar en las marcas de Capital brindando su oferta al interior del país, donde los clientes se ven forzados a comprar en línea con malos resultados. Esperamos que el boca a boca genere tracción”.

Al cierre de esta nota, Limeres y Bernal se encontraban en el evento de tecnología Web Summit , que este año se realiza en Lisboa, con la meta de conseguir más dinero para el lanzamiento de ProvaShop. “Estamos yendo con una valuación de US$ 1 millón. Nuestra intención es compartir un equity de un 20% o 30%, es decir, US$ 300.000”, revela el ejecutivo.

Carlos Limeres y Amelia Bernal, CEO y CTO de ProvaShop. Foto: Gentileza ProvaShop Sus expectativas de éxito no son nada menores. Según sus cálculos, la empresa -y su ejército de avatares- obtendrá ingresos de $ 80 millones durante su primer año de operaciones.

LA NACION Economía Comercio electrónico