Infobae / Así lo asegura Laura Palavecino, ilustradora, diseñadora y una de las desarrolladoras de Orpheus Quest, un videojuego con un novedoso controlador que fue premiado en una importante convención gamer Por Desiree Jaimovich 29 de junio de 2017 [email protected] Laura Palavecino se mueve con una particular mezcla de agilidad y aplomo. Tiene 39 años, pero su cuerpo delgado y el entusiasmo que muestra en su discurso la hacen parecer mucho más joven.

“La tecnología permite poner un poco de magia en la vida, sobre todo cuando está cruzada con el arte”, dice mientras muestra un particular controlador de videojuego que desarrolló junto a Raúl Palavecino y Anibal Hormeche, y que fue distinguido en una importante convención gamer .

Se trata de una lira con láser que funciona como controlador del videojuego Orpheus Quest (Búsqueda de Orfeo), que también es fruto de la creación del equipo que integró con su hermano y el desarrollador  Hormeche.

La lira, que está hecha con una placa arduino, luces LED y un circuito con fotorresistencias,fue premiada por su diseño y originalidad.

LEA MÁS:  Llega una nueva versión de la consola retro Super Nintendo Classic Edition

“El proyecto fue iniciado durante la Alt Ctrl Game Jam , una jam abierta virtual independiente mundial inspirada en la exhibición de videojuegos con controles alternativos Alt.Ctrl.GDC “, detalla Laura, en diálogo con Infobae .

Ella, junto a su hermano Raúl, participaron del encuentro local, coordinado por FUNDAV y Game on! Allí presentaron el primer prototipo de Orpheus Quest , que resultó ganador en una votación hecha por el público.

“Luego, gracias al ingreso de Aníbal Hormeche en el equipo pudimos avanzar más en el proyecto. Después de mucho trabajo fuimos seleccionados por el curador John Polson para participar en la exhibición Alt.Ctrl.GDC en la Game Developers Conference (GDC) 2017, que se llevó a cabo en San Francisco, entre el 1 y 3 de marzo. Fue una experiencia increíble porque gente de todo el mundo pudo jugar con Orpheus Quest “, cuenta.

Laura Palavecino junto a la lira con láser que funciona como controlador del videojuego Orpheus Quest Palavecino es parte del pequeño universo de mujeres desarrolladoras de videojuegos. Sabe que está entre las pocas que se dedican a este segmento. “Creo que somos minoría porque no se incentiva mucho esta actividad durante la niñez ni la adolescencia”, dice.

Los hombres suelen ser mayoría en el mundo gamer : tanto a la hora de jugar como cuando de diseñar o codificar desarrollos en sistemas vinculados a esta disciplina.

Laura dice que en los videojuegos encontró un nicho interesante donde puede plasmar su amor por el diseño (es ilustradora y animadora), los juegos y el mundo de la fantasía. “Cuando era chica soñaba con trabajar en Disney”.

Hoy se desempeña en una empresa donde emplea su conocimiento e imaginación para la creación de videojuegos. El mundo de las hadas, la astronomía y la mitología son su motor de inspiración. Así llegó a generar su último videojuego.

LEA MÁS: Los videojuegos más famosos de todos los tiempos

” Orpheus Quest está basado en el mito de Orfeo, que es un personaje célebre de la mitología griega, conocido por su don divino musical. Con su habilidad intentó rescatar a su amada Eurídice del Inframundo”, relata.

El jugador debe ayudar a Orfeo en esta misión. Para eso debe tocar el arma de manera sincronizada con las notas musicales que se visualizan en pantalla. El objetivo es calmar la ira de la bestia, que intenta detenerlo, para poder traer a Eurídice de vuelta a la vida.

Por ahora el videojuego es un prototipo que aún está en desarrollo, por eso no está disponible para ser descargado. Según cuenta Laura, está buscando financiamiento para terminar de hacerle algunos ajustes y publicarlo online.

“Con la tecnología podemos transformar el mundo que tenemos alrededor”, asegura. No sólo porque, se puede utilizar para curar, hacer mejores diagnósticos médicos, diseños o tener ciudades más seguras, sino porque, como sucede en este caso, la innovación también es una forma de entretener y educar.

Reconoce que, en ciertas ocasiones, la tecnología también puede quitar tiempo, alienar y hasta dañar pero, dice que el problema no es la tecnología en sí, sino cómo se emplee.

“La tecnología, como el conocimiento en cualquiera de sus formas puede ser empleado para perjudicar”. Es cuestión, entonces, de darle un uso positivo. Y para Laura, eso se puede lograr a través de los videojuegos, porque con ellos se logra entretener y poner un “manto de belleza” al universo cotidiano.