Notilogi­a / ¿Quién no escuchó o repitió alguna vez frases como ” no me dejes mi amor “, “eres el aire que respiro” o “sin tu amor no viviré”? Para la mayoría de nosotros pueden sonar románticas , pero para algunos especialistas, es más que tratarse de ” la historia de un amor “, y son alertas de relaciones tóxicas.

También te puede interesar: Exministro Miguel Rodríguez fue detenido por el Sebin

Los expertos la definen como la oposición a las relaciones “sanas”, son vínculos que enamoran y generan dependencia, hacen sentir angustia, asfixia , miedo, es como estar atrapado en una red sin salida. Si sentimos que esa persona nos hace mal, nos altera, y aunado a eso despierta tu ” lado oscuro “, es que estas en una relación ” enferma ” o tóxica.

Cuando alguien ha perdido su propia estima, se vuelve dependiente emocional de los demás. Bernardo Stamateas (Psicologo) dice ” todos nacemos dependientes de los otros “,

Marisa Russomando , Licenciada en Psicología, expresa que es importantes diferenciar esas conductas o señales de supuesto amor.

La licenciada menciona que las relaciones más patológicas , que terminan en violencia, comienzan con: Disputar la vestimenta, inspeccionar y controlar el horario, revisar el celular, celar frecuentemente, prohibir que vea a los amigos y así ejercer el control, e ir separando al otro de sus lazos afectivos y genera dependencia.

Entre los adultos y adolescentes existe diferencias cuando están viviendo alguna relación tóxica, es que el adolescente no tiene del todo construida su identidad y eso lo hace más vulnerable; y como no tiene experiencia, existe el riesgo de que considere normal algo que es patológico .

– ¿Cómo saber si la relación en la que estamos puede ser tóxica?

Signos de alarma:

Celos constantes (le molesta que pases tiempo con tu familia y amigos).

Control (de horarios, celular, gastos personales, amistades o forma de vestir).

Limite a la libertad de elección y de realizar actividades.

Desvalorización.

Menosprecio (te dice frases como: “no sirves para nada” o “estás gorda”).

Desautorización. (con los hijos)

Subestimación (le resta importancia a tus méritos) También te puede interesar: Ola de calor abrigará a Venezuela en los próximos días