Televen / La parchita o maracuyá es una de las frutas favoritas de los venezolanos. También conocida como fruta de la pasión su sabor es agridulce y exótico.

Esta fruta es originaria de Centroamérica, se produce principalmente en Brasil, seguido de Venezuela, Colombia y el resto de los países del trópico.

La parchita tiene una forma ovoide, es carnosa y con la piel amarilla o naranja, dependiendo de su madurez y variedad. Existen diversas variedades, como la morada, amarilla y granadilla. En nuestro país, la más común es la amarilla, la cual está lista para comer cuando su corteza se encuentra un poco arrugada.

El contenido químico y nutricional de la parchita es tan amplio que sus beneficios no pueden ponerse en duda: es rica en proteínas, fibra, minerales, calcio, fósforo, hierro, caroteno, tiamina, riboflavina, niacina, ácido ascórbico y el ácido cítrico.

Esta variedad de compuestos químicos hace que su uso en múltiples problemas de la salud sea tan extendido. Te presentamos todos los beneficios que le aporta esta popular fruta a nuestro organismo:

Es una rica fuente de vitamina C

La llamada fruta de la pasión es una de las mejores fuentes de vitamina C. Una porción de 100 g contiene 30 mg de ese nutriente tan importante para el organismo.

La vitamina C es útil para reforzar el sistema inmunológico y además funciona como antioxidante en el cuerpo.

Ayuda al sistema circulatorio

La parchita tiene una gran cantidad de potasio en su composición, mineral que tiene un efecto saludable en el corazón humano y sistema circulatorio.

El mineral está presente a razón de 348 mg por cada 100 g, por lo que mejora la función del corazón, el flujo sanguíneo y regula la presión arterial. Además de potasio, la fruta de la pasión también contiene hierro, magnesio y calcio y flavonoides muy eficaces para proteger el cuerpo de enfermedades cardiacas.

Antioxidante y antiviral de poder

Es un fruto rico en antioxidantes, estos sirven para inhibir el crecimiento de células cancerosas en el cuerpo. Uno de los principales antioxidantes que se encuentran en la fruta de la pasión es el betacaroteno.

La parchita es eficaz en combatir las células cancerosas, pero también es un analgésico, anticonvulsivo y antiinflamatorio. Además, una dieta rica en esta fruta evita enfermedades como dolores menstruales, tos, ronquera y dolor de garganta.

Relaja el sistema nervioso

La pulpa, la piel y las hojas de la parchita pueden ser usadas en la elaboración de infusiones para inducir el efecto de relajación, aliviar dolores musculares e incluso las molestas cefaleas.

Además, puede servir para calmar dolores de cabeza y otros problemas asociados con el sistema nervioso, tales como fatiga crónica, debilidad, falta de memoria, concentración e insomnio.

Ayuda contra el insomnio

La fruta tiene un efecto ?soporífero? en el sistema nervioso humano, que lo relaja y lo hace entrar en estado de sueño y descanso.

Un vaso de zumo de fruta de maracuyá o parchita antes de acostarse puede ayudarte a dormir bien.

Por su parte, cuando te sientas nervioso o inquieto, puedes tomar el zumo de la fruta licuado en agua fría. Tus nervios se relajarán, tu mente se aclarará y te sentirás más tranquilo.

Limpia el organismo

El maracuyá o parchita tiene propiedades que ayudan a filtrar, separar y eliminar las toxinas del cuerpo.

Además, puede mejorar la frescura de la piel y estimula el crecimiento de las células, permitiendo la renovación de aquellas que están muertas.

Al ayudar a eliminar radicales libres, el maracuyá puede proporcionar beneficios para tu belleza, mediante la prevención de la formación prematura de arrugas causadas por la radiación UV.

Ayuda tu función digestiva

Por su alto contenido de fibra. Es muy beneficioso para la salud digestiva, el tracto digestivo y limpiar el intestino, para hacer tus heces menos sólidas y más regulares.

Las semillas de la fruta de la pasión se pueden utilizar como un laxante suave.

Ayuda a bajar de peso

La parchita es baja en calorías: Sólo contiene 97 calorías por 100 gramos y ayuda a eliminar tanto la grasa como las sustancias tóxicas del organismo, ideal para incluirla en la dieta.

Además, posee hidratos de carbono y azúcares naturales en buenas cantidades, que te harán sentir llena y saciada y evitarán que sientas hambre, ansiedad o antojos.

Su alto contenido en fibra te llenará y por tanto, no querrás ir a picar otra comida.

Ahora que conoces todas las propiedades de la parchita puedes agregarla a tu dieta diaria, se puede consumir en ensaladas, crudas, jugos, cócteles o en la preparación de postres como helados y tortas.

Sin embargo, esta fruta posee grandes cantidades de potasio, por lo que su consumo debe ser regulado en quienes sufran de problemas renales. Además, las mujeres embarazadas o en período de lactancia no la deben consumir por la presencia de agentes alcaloides uterotóxicos.