Noticias Barquisimeto / Tener un sistema inmunológico robusto es vital para evitar gran cantidad de infecciones y enfermedades. Es la defensa de tu organismo ante los agentes externos.

¿Cómo fortalecerlo? Además de las vacunas a tiempo, debes saber que la alimentación, un buen descanso e incluso el estado de ánimo pueden ayudar a mejorar tus defensas, explican en el portal Hola doctor.

Qué es el sistema inmunológico

El sistema inmunológico es una variedad compleja de órganos, células y moléculas distribuidas por todo tu cuerpo, responsables de protegernos de invasores dañinos como gérmenes, virus y otras sustancias extrañas que causan enfermedades. Los glóbulos blancos, que tienen un papel principal en la respuesta inmunitaria del cuerpo, se agrupan en los ganglios linfáticos y otras partes de tu sistema inmunitario, explican los expertos de la Clínica Mayo.

¿Cómo funciona? El sistema inmunológico puede distinguir entre células sanas normales y células no saludables al reconocer una variedad de señales de “peligro”. Las células pueden ser nocivas debido a una infección o por daño celular causado por agentes no infecciosos, como quemaduras solares o cáncer. En tanto, los microbios infecciosos, como los virus y las bacterias, liberan otro conjunto de señales reconocidas por el sistema inmune.

Alimentación “Para un funcionamiento óptimo, nuestro sistema inmunológico depende de que tengamos todos los nutrientes esenciales en el equilibrio correcto”, indicó el doctor Walter Willett, presidente del departamento de nutrición de la Escuela de Salud Pública de Harvard University.

Hierro y vitaminas Por ejemplo, las personas cuyas dietas son bajas en hierro, selenio, vitaminas A, C y D, y muchas de las vitaminas B tienen menos glóbulos blancos, que son la primera línea de defensa de nuestro sistema inmunológico contra las enfermedades.

Frutas y verduras Intenta consumir todos los tipos y colores de frutas y verduras que puedas, junto con granos integrales, proteínas magras, lácteos bajos en grasas y aceites saludables.

Lactancia La lactancia materna es el primer paso para ayudar a los niños a desarrollar un sistema inmunitario fuerte. “Durante la lactancia materna, la inmunidad de la madre se transfiere al niño”, explicó la doctora Palak Shroff, especialista en medicina de familia en el Centro Médico de los Hospitales Universitarios de Cleveland.

Actividad física La actividad física también es importante. El ejercicio promueve una mejor circulación de la sangre, esto ayuda a que los pulmones y el corazón funcionen mejor, lo que potencia la inmunidad de nuestro organismo.

Buen descanso Si no se descansa bien, el cuerpo pierde sus mecanismos de defensa naturales y la capacidad para combatir las enfermedades se ve afectada. Según la Academia Americana de Medicina del Sueño, la privación severa de sueño altera también nuestro sistema inmune.

Estado de ánimo Un estado de ánimo alegre también ayuda al sistema inmume. Cuando una persona se ríe con frecuencia, aumenta la actividad de su sistema inmunológico, específicamente la producción de inmunoglobulinas que son los anticuerpos que de manera natural combaten a los antígenos, como las bacterias, los virus y los alérgenos, según una investigación realizada por Loma Linda University de California.

Información de: Panorama