El País / De 4 a 12 abrazos diarios requerimos para ser felices, según el movimiento ?Free Hugs?, que desde 2004 se tomó las calles del mundo con gente que ofrecía abrazos gratis para compartir  ?salud, bienestar, armonía y plenitud?.

La ?abrazoterapia? tiene múltiples beneficios, gracias a que el  contacto cercano con el otro hace que el cuerpo libere oxitocina, la  hormona del apego. 

No en vano, cuando se disfruta de un abrazo, la tristeza, el enojo o la tensión parecen disminuir. La ciencia ha ido más allá y ha encontrado múltiples bondades que van desde la salud, la belleza y el intelecto. Conózcalos y empiece a recibir todas sus ventajas.

Autoestima

Quien es abrazado se siente  querido y apoyado. Está comprobado que el abrazo disminuye los miedos e incrementa la confianza en sí mismo y en los demás.

Cero estrés

? Con el contacto, el cuerpo libera  oxitocina, serotonina y dopamina que actúan como sedantes y producen bienestar y calma,  reducen los niveles de noradrenalina y cortisol (las hormonas del estrés), relajan los músculos y liberan la tensión.

Buen corazón Gracias a la producción de oxitocina, la llamada ?hormona del apego?, se produce un efecto  positivo en el sistema cardiovascular, ya que gracias a la  concentración de esta en la sangre  disminuye  la presión arterial. 

 

Tipos de abrazos p ara todos los gustos

El abrazo de oso. Por lo general, una de las dos personas es más alta y acuerpada. Denota mucha confianza y brinda mucha protección.

El de mejillas es ideal para una ocasión feliz.

El llamado ?abrazo sándwich? , formado por tres personas, se usa cuando una pareja desea consolar a otra. 

El abrazo por la espalda.  Quien abraza se aproxima desde atrás, le rodea la cintura al otro con los brazos  y lo estrecha con suavidad. Dulce y romántico para  parejas, o tierno y afectivo entre un padre y su hijo pequeño.

De costado.  El brazo de uno se pasa por el hombro o cintura del otro. Muy afectuoso.

Grupal. Les viene bien a los amigos íntimos que comparten un proyecto e interés en común.

Impetuoso.  Para desearle suerte a alguien. Es rápido pero sincero..

El de corazón. Es la forma más elevada del abrazo. Sublime, largo, afectuoso, abierto y sincero. Expresa  amor puro.

Abrazo oriental.  Ambos se abrazan entrelazando los brazos con el cuerpo del otro, se busca más una especie de  contacto espiritual.

Sube el ánimo

Las sensaciones que este contacto aporta, mejoran el estado de ánimo más caído. Después de un abrazo, la persona suele sentirse más contenta debido a que se eleva la  serotonina, que aumenta el sentimiento de felicidad.

Más defensas

El abrazo mejora el sistema inmunológico, pues lleva a que el organismo cree más glóbulos blancos, cuya función es luchar contra las enfermedades. Los abrazos son un antídoto contra ciertas enfermedades y  garantiza calidad de vida.

Embellecen

Los abrazos rejuvenecen el cuerpo de quien los brinda y de quien los recibe, al estimular el nivel de oxígeno en la sangre de cada organismo.  Abrazar  reduce la presión arterial, los dolores menstruales y de cabeza.

Sin dolor Quienes sufren de fibromialgia y artritis, al recibir abrazos de sus seres queridos  pueden reducir la sensación   de dolor que tienen constantemente. Además hay estudios que constatan que reducen el riesgo de padecer demencia.

Para crecer Es tan importante el abrazo para la estabilidad emocional que, de acuerdo con  Kathleen Keating, autora de ?La terapia del abrazo?, son necesarios ?cuatro abrazos diarios para sobrevivir, ocho para mantenerse y doce para crecer?.

Lenguaje  del amor

?Millones y millones  de años y todavía no tengo suficiente tiempo para describir ese pequeño instante de eternidad en que colocas tus brazos alrededor mío y yo coloco mis brazos alrededor tuyo?, dice Jacques Prevert  sobre el abrazo.

El neurobiólogo Francis McGlone  reivindica la importancia del abrazo en la era digital. ?En un mundo en el que el tacto queda relegado a un segundo plano, con el aumento de las redes sociales que fomentan la comunicación sin contacto y la disminución de caricias afectuosas en los bebés por parte de cuidadores y padres, es cada vez más importante reconocer lo vital que es una afectuosa caricia?.

Hace 20 años,  la terapeuta Kathleen Keating escribió ?La terapia del abrazo?. En España, Lia Barbery   patentó la abrazoterapia como ?un sistema que utiliza el abrazo, de forma literal y metafórica, como instrumento terapéutico de regulación fisico-emocional?. 

El movimiento ‘Free Hugs’ lo creó en 2001 el estadounidense Jason Hunter, quien  angustiado por la muerte de su madre salió a la calle con un cartel en que se leía: ?Abrazos gratis?. Una joven lo envolvió entre sus brazos y así nació un movimiento que ha dado la vuelta al mundo. Eva María Segovia, bailarina y terapeuta cobra  90 euros la hora por sus  abrazos: ?Además de abrazar, permito que  me abracen, me toquen y me acaricien.  No me pueden tocar los senos ni las partes íntimas?.

Para que no mueran sus neuronas

Ricky Friedel,  autor del ?Libro de los abrazos?, esta manifestación ?es un anhelo que comienza en la cuna y debe prolongarse toda la vida?.

Científicos de la Universidad  de Duke, en Estados Unidos, aseguran que una persona necesita recibir abrazos y caricias desde sus primeros años de vida, para evitar que sus neuronas mueran por la ausencia del contacto físico.

Investigadores del Instituto de Tecnología de California  han descubierto las neuronas que detectan la sensación placentera que produce una caricia. Sometieron a  ratones a estímulos ­como caricia,  pinchazo y pellizco para ver qué áreas neuronales se activaban. Y concluyeron que  hay  neuronas especiales, muy ramificadas y sin vainas de mielina, que solo se activan ante la caricia y tiene efectos calmantes  y de refuerzo  positivo.

El neurobiólogo Francis McGlone,  investigador del tacto, ha visto que el déficit de caricias en la infancia puede tener efectos negativos en la edad adulta.