El Luchador / Un estudio realizado en una serie de aldeas en el sur de Italia en dónde sus habitantes suelen vivir al menos 90 años, se ha descubierto que no sólo es debido a la alimentación que suelen tener, si no, también comparten aspectos psicológicos como la “terquedad” y la resiliencia.

La investigación fue publicada por la revista International Psychogeriatrics quienes analizaron la salud mental y física de 29 personas mayores de edad comprendidas entre los 90 y 101 años de edad en la región montañosa de Cilento.

“Los participantes llenaron cuestionarios estandarizados y respondieron preguntas sobre asuntos como la migración, eventos traumáticos y sus creencias. A su vez, también fueron interrogados sus familiares más jóvenes.”

Los científicos manifestaron que los adultos más jóvenes tendían a describir a sus parientes mayores como controladores, dominantes y testarudos, así como también con cualidades de resiliencia y adaptabilidad al cambio.

“Gracias a mis hijos, ahora me estoy recuperando y me siento mucho mejor… He luchado toda mi vida y siempre estoy listo para los cambios. Creo que los cambios traen vida y dan oportunidades para crecer”, dijo un anciano que había perdido recientemente a su esposa.

Otra característica resaltante del estudio es que estas personas mantenían una postura positiva ante la vida una firme ética de trabajo y estrechos vínculos con su familia, la religión y el campo.

“La mayoría de los entrevistados, por ejemplo, seguían activos y trabajando regularmente desde sus hogares y en sus tierras, por lo cual conservaban un propósito en la vida incluso después de alcanzar la vejez.”

El procedimiento de los investigadores puede ayudar a la ciencia a estudiar el proceso de envejecimientopara poder determinar como algunos problemas relacionados con la vejez pueden ser mitigados o prevenidos.

 

Fuente: Globovision.com/ Infobae