El Mundo Economia y Negocios / .- Concebida como alimentos a base de fibras no refinadas, la comida integral permite conservar, en alto grado, la salud corporal.

Aunque ejercen una sensación de plenitud ?afirma la nutricionista Enerva Bohóquez?, no son productos recomendables para todo tipo de dietas. Su consumo se restringe cuando se trata de pacientes con problemas renales o de hipertensión.

La fibra corresponde al grupo de los olisacaridos, del grupo de los azúcares. Sus calorías son bajas y, entre sus principales componentes, se encuentra la soya, agrega la especialista.

Señala, por lo tanto, que su consumo debe ser estrictamente vigilado y supervisado por un nutricionista porque puede generar la pérdidas de hemoglobina y de potasio . Además, cuando se integra a la dieta para perder peso, su ingesta debe ir acompañada por un plan de ejercicios.

En cuanto a la cantidad de fibras a ingerir diariamente, la nutricionista aconseja que no debe ser mayor a los 35 gramos. Puede realizarse de manera gradual a medida que el organismo lo tolere. 

Si una persona está consumiendo poca fibra o nada es necesario que no sorprenda su aparato digestivo. El hecho de consumir grandes cantidades de ésta puede provocar dolor abdominal y aumento en el volumen de gases.

Beneficios digestivos

Tratando de contextualizar su importancia orgánica, Octavio Sanz, médico naturólogo, apunta que, dependiendo del aporte, los alimentos integrales proporcionan un funcionamiento digestivo más equilibrado.

? Reducen los problemas del aparato intestinal, no ocasionan inflamaciones y cumplen una acción peristáltica intestinal que se traduce en una sana evacuación?, son las tres razones de peso que expone Sanz.

Mantiene los músculos intestinales en buena condición, evita la lentitud que ocasiona que las heces permanezcan en el colon, durante períodos prolongados con malas consecuencias.

Esto contribuye a prevenir patologías intestinales , incluyendo la formación de pólipos, que si no son tratados pueden conducir al cáncer de colon. La fibra diluye los agentes cancerígenos que se encuentra en algunos alimentos y ayuda a expulsarlos del organismo, en vez de ser absorbidos.

No obstante, señala que no es aconsejable comerlos a diarios ni vivir de ellos. Más que alimentos, las fibras son suplementos. ?Estos no proporcionan las suficientes proteínas o carbohidratos que el cuerpo requiere?, dice.

El químico Omar Rodríguez refiere que la comida integral se presenta como una alternativa para comer al natural. ?Es considerada como un descanso para el organismo. Los productos que consumimos a diario contiene un alto grado de químicos dañinos, tal es el caso de los embutidos?.

Asimismo precisa que la fibra es parte estructural de la frutas, verduras y granos. ?Aumentar la ingesta de estos alimentos en la dieta es un factor importante para mejorar el bienestar general? , apunta.

Con información de Panorama