El Comercio de Perú / La mamá Conservadora, que es el ama de casa dedicada al hogar por excelencia, espera con ansias que la lleven a comer fuera. Eso porque cocina todos los días y su mejor regalo es que le hagan cambiar la rutina. Lo mejor sería un restaurante relativamente clásico y de ambiente familiar, pero hay que tener cuidado con elogiar demasiado la buena sazón de ese lugar porque nunca, enfáticamente nunca, un restaurante cocinará tan rico como ella lo hace. Nunca.

A la mamá Moderna, que trabaja y come mucho en restaurantes, de menú o de los otros dependiendo de su ingreso, no le caería mal almorzar en casa, para no tener que arreglarse tanto, como hace diariamente para salir. Para ella sería un gusto que el esposo y los hijos cocinen y la atiendan allí mismo, como se merece por su esfuerzo diario fuera. Por cierto, aceptaría también comida delivery, siempre que el esposo y los hijos se encarguen de todo, incluidos los platos, reivindicando la posición de igualdad de papeles en el hogar que ella busca. 

La mamá Austera, un poquito mayor, de recursos limitados y algo resignada a su suerte, estaría feliz de salir, pero también lo estaría si la festejan con comida de fiesta, pollo a la brasa y tamales, en su propia casa o la de alguno de sus hijos. Mejor aun si hay algo de música y bebidas que pongan contentos a todos. Pero eso sí, sin olvidar la poesía y la tarjeta con escarcha que los nietos le hicieron en la escuela, y el regalito de algo para la casa que traen los hijos en conjunto.

Y finalmente la mamá Sofisticada, muy ejecutiva, tecnológica y moderna, quizás preferirá ir a un ?brunch?, esa mezcla de desayuno (?breakfast?) y almuerzo (?lunch?) que le permita de paso encontrar a algunas amigas o mamás de los compañeritos de su hijo único en el ?nursery?. Lo importante es que sea un lugar de moda, donde haya ensaladas y productos naturales, porque quiere guardar la línea, ya que luego del verano la ropa no le queda como antes, y le preocupa mucho la calidad de lo que come la familia.

Ahora, siendo diferentes en Estilo de Vida, edad, ingreso o lugar donde viven, no olvidemos que todas son iguales en un punto: para ellas no existe nada más importante en la vida que sus hijos y quieren pasar ese día con ellos. Feliz día a todas las mamás.