Diario Contraste / Seguir un estilo de vida saludable requiere compromiso, tiempo y, también, algo de investigación. Aunque muchas personas cambian su dieta para bajar de peso o por recomendaciones médicas, también hay quienes lo hacen por razones éticas –en defensa de los derechos de los animales– o individuales. Como todo tiene un punto de partida, hoy te contamos cuáles son las principales diferencias entre ser vegetariana y vegana.

Natalie Portman, Dayana Mendoza o Arianna Grande son algunas de las famosas que han hecho pública su decisión de no comer carne, embutidos, lácteos y sus derivados. Ahora bien, dejando a un lado las restricciones es importante que sepas que cualquier régimen alimenticio se puede modificar; ya que la idea es adaptarlo a tus gustos y necesidades. ¡No seas tan inflexible!

Una regla común cita que “todos los veganos son vegetarianos; pero no todos los vegetarianos son veganos”. ¿Por qué? Continúa leyendo…

Al ser vegetariana

Lo primero que descartas es el consumo de carne, ya sea de res, cochino, pollo y hasta el pescado; es decir, cualquier tipo de proteína animal. Sin embargo, hay quienes mantienen la ingesta de huevos, leche y queso en su día a día. Otro de los alimentos aceptados son las harinas y el azúcar. Por eso, este grupo come regularmente pan, pastas, aderezos y hasta postres como tortas y helados. Una de las características de esta dieta es que al suprimir la carne, el cuerpo tendrá deficiencia de Vitamina B12, un compuesto que solo se puede reemplazar con suplementos o inyecciones. Así bien, son numerosos los casos de mujeres embarazadas o lactantes que deben hacer una excepción e integrar, por algún tiempo, las milanesas y hamburguesas. Veganismo

Hace tiempo dejó de ser una moda; pero lo primero de lo que debes estar al tanto es que es mucho más estricta: “no se consume nada que provenga de una criatura que sienta”.

Quedan fuera las carnes, huevos e incluso la miel, a favor de los vegetales, cereales, frutas, legumbres y frutos secos. Por eso es que otra de las diferencias entre ser vegetariana y vegana es el rechazo de productos que sean el resultado de muerte o tortura animal. Por ejemplo, los bolsos de cuero, pieles y cosméticos. Entre los riesgos de esta dieta está el desarrollo de raquitismo –por falta de Vitamina D– e incluso anemia –por una deficiencia de hierro en el organismo–. Nuestro consejo es que, antes de dar el salto, te tomes unas semanas para ir ajustando los componentes y tu metabolismo. De igual modo, siempre es mejor consultar con un experto en nutrición y dietética.

DC | Eme