El Nacional /

Estamos en verano y el sofocante calor provoca que dejemos a un lado nuestra rutina de ejercicios y elijamos darnos un rico y refrescante chapuzón.

¿Sabías que puedes mezclar lo mejor de estos dos mundos? Pues sí, puedes darte un rico baño en la piscina y a la vez realizar tus entrenamientos sin problemas y, lo mejor, sin sudar.

Hacer ejercicios en el agua aportará resistencia a tu cuerpo, lo que permitirá que logres músculos tonificados.

Estos son los ejercicios que se pueden realizar en el agua:
– Caminar: con el agua hasta cintura recorre de un extremo al otro la piscina, dando pasos hacia delante y después hacia atrás durante dos minutos.

– Saltos: con el agua a la altura del pecho, salta impulsándote con los pies en puntas y apoyando toda la planta al caer. Repítelo durante dos minutos.

– Sentadillas: con el agua hasta la cintura, realiza 20 sentadillas. Incrementa las repeticiones para aumentar intensidad.

– Abdominales y brazos: coloca tus piernas en el bordillo de la piscina y agarra con las dos manos un tubo de hule espuma, con los brazos en posición vertical. Realiza series de movimientos circulares sin arquear la espalda.