Contrapunto / Comer varias porciones de frutos secos todas las semanas puede ayudar a reducir el riesgo de desarrollar irregularidad del ritmo cardiaco y fibrilación auricular, según una investigación publicada en línea en la revista Heart.

El nivel de consumo también puede disminuir el riesgo de desarrollar insuficiencia cardiaca, aunque los hallazgos son menos consistentes, tal y como indica la investigación.

Los investigadores recurrieron a las respuestas completas al Cuestionario de Frecuencia de Alimentos e información sobre el estilo de vida de más de 61.000 participantes de entre 45-83 años de edad.

Lea también Las mujeres que comen carne roja tienen un mayor riesgo de desarrollar cáncer de colon

Las personas que comían frutos secos tendían a tener mejor formación y estilos de vida más saludables que aquellos que no incluían frutos secos en su dieta.

El consumo de frutos secos se asoció con menor riesgo de ataque cardiaco, insuficiencia cardiaca, fibrilación auricular y aneurisma aórtico abdominal, después de tener en cuenta la edad y el sexo.

A mayor consumo, menor riesgo

A medida que se incluyeron frutos secos en la dieta más a menudo, menor era el riesgo asociado de fibrilación auricular, como mostraron los hallazgos. Comer una porción de frutos secos de una a tres veces al mes se vinculó con 3% menos de riesgo, aumentando a 12% al comerlos entre una o dos veces por semana, y al 18% al comerlos tres o más veces a la semana.

Lea también Conozca todas las propiedades que contienen los pimentones

Los hallazgos para la insuficiencia cardiaca fueron menos consistentes: el consumo de frutos secos semanal moderado, pero no alto, se asoció con un riesgo 20% menor. Cada porción adicional de frutos secos consumidos durante la semana estuvo asociada con una disminución del 4% en el riesgo de fibrilación auricular.

Los frutos secos son una rica fuente de grasas saludables, minerales y antioxidantes, todo lo cual puede ayudar a la salud cardiovascular. El consumo de frutos secos o los factores asociados con este comportamiento nutricional puede jugar un papel en la reducción del riesgo de fibrilación auricular y posiblemente insuficiencia cardiaca.

Lea también En Clave | Los alimentos que deben evitarse antes de dormir