Bolivia / En el caso de las parejas también hay una cierta duda conflictiva cuando uno de los dos no esta de acuerdo con que el otro vea contenido de este tipo.

Claro, eso no quiere decir que todas la parejas piensen igual, hay quienes si les agrada la idea de incluir porno en juegos previos para incluso luego ser interpretes de su propia escena hot.

Lo malo dicen que se ve cuando la persona tiene expectativas poco realistas y que avalan algunas investigaciones cuando se refieren a que  puede tener un efecto negativo en la confianza de tu cuerpo y en la autoestima.

¿Pero que dice la ciencia a todo esto?  Journal Human Communication Research publicó recientemente un estudio que analizó lo que significa ver porno para 50,000 parejas. Los investigadores encontraron que no había un vínculo fuerte entre los hábitos de pornografía de las mujeres y la satisfacción de las relaciones.

Sin embargo, cuando se trataba de hombres, los consumidores frecuentes eran más propensos a ser insatisfechos en sus relaciones, y con su pareja.

Investigadores de las universidades de Hawai e Indiana presentaron dos teorías para explicar las causas. Resulta que esos hombres podían ya haber estado insatisfechos en sus relaciones, y la pornografía no era totalmente culpable de su infelicidad.

Otra teoría era qué pasaba con las expectativas poco realistas debido a las cosas extrañas y raras que suceden en el porno, pero los científicos consideraron que estas expectativas a veces poco razonables y que los hombres obtuvieron viendo videos extremos significaba que estos sujetos ya se sentían decepcionados con su vida sexual real. 

A estas alturas todos merecemos ser libres en cómo expresamos nuestra sexualidad y qué es lo que nos agrada ver o sentir. El porno no es malo, pero tratemos de consumir los que no contengan violencia ni situaciones extremas porque podrá añadir factores negativos en tu relación.