@TipsFemeninos // El fascinante punto G // Miami. Mientras los expertos se intentan poner de acuerdo sobre si existe el punto G o no, muchas mujeres ya lo disfrutan y otras aún lo buscan … hay otros puntos claves femeninos, descubiertos en los últimos años, que pueden explorarse. Muchas mujeres disfrutan de una vida sexual satisfactoria, tienen orgasmos o son multiorgásmicas sin haber hecho nunca una búsqueda exhaustiva de su punto G o el punto A o sin saber que existen . Son puntos que se pueden tener en cuenta y tocar y ver qué pasa, pero no para centrarse en ellos exclusivamente con el fin de provocar un orgasmo o conseguir nuevos hitos de placer. Como toda experimentación sexual, la búsqueda de estos puntos debe basarse en el “juego, el descubrimiento, y el placer”, y no debe convertirse en una ansiosa investigación o una obligación. Deberíamos olvidarnos de conseguir metas en el sexo , y dejar atrás tanto los antiguos objetivos de los hombres de durar horas en la penetración como muestra de virilidad, o las nuevas metas impuestas a las mujeres por la presión sexual de los medios, de ser bombas sexuales, conseguir cada vez más orgasmos, probarlo y disfrutarlo todo. Date una pausa y ¡relax! El buen sexo está reñido con los récords. En este post te cuento que los puntos son varios, sobre cuya existencia no se ponen de acuerdo ni los sexólogos ni las mujeres, y un punto masculino (el punto P) sobre cuya realidad hay más unanimidad. El Punto G Se llama así debido al apellido del ginecólogo que lo halló en 1950, Ernst Graffernberg. Se halla en la pared anterior de la vagina (la más cercana al vientre), a 5 centímetros de la entrada. Se estimula introduciendo uno o dos dedos y doblándolos ligeramente y moviendo las yemas por la zona. También se activa con un vibrador para el punto G (que tiene una ligera curvatura en la punta) o con las posturas en las que el hombre penetra por detrás. La textura de este punto es rugosa. Se puede localizar más fácilmente con la ayuda de una crema específica para excitarle, como crema orgásmica Jardín Secreto Shunga. El punto A Este nuevo punto de la mujer descubierto en 1996 se encuentra a unos 7 centímetros de la entrada de la vagina en su parte más interna , casi dónde está la vejiga y muy cerca del punto G. Reacciona más rápido que el punto G, es de mayor tamaño y puede provocar varios orgasmos intensos y la eyaculación femenina. Para estimularlo, introduce el dedo índice en la vagina y acaricia la pared anterior. Cuando estés excitada retira un poco el dedo y toca para identificar la zona esponjosa al tacto. Ese es el punto A. El punto A como el punto G se pueden estimular con vibradores acabados en una pequeña doblez en la punta (en lugar de vibradores totalmente rectos) y doblando los dedos al tacto después de introducirlos, aunque profundizando un poco más. También lo activan las posiciones que facilitan una penetración en profundidad (como la penetración trasera especialmente a “cuatro patas” o la postura en la que te tumbas de espalda y apoya las piernas abiertas sobre los hombros de tu partner). El punto U Otro punto femenino. Se sitúa entre el clítoris y la entrada de la vagina , donde se encuentran las glándulas uretrales. Se puede estimular con los dedos o la lengua y aunque no es suficiente para producir un orgasmo, proporciona mucho placer y estimula la lubricación. El punto P El punto P es la próstata , una glándula del tamaño de una nuez, que tiene muchas terminaciones nerviosas y que produce líquido seminal. Evidentemente, es un punto sexual de los hombres. No es fácil convencer a un hombre para que explore su punto P, porque el único acceso directo es metiendo un dedo o un juguetito por su ano. La creencia racional, metida en la mentalidad de los hombres a fuerza de siglos de homofobia, es que si lo permiten es porque tiene tendencia homosexual o pueden convertirse a la homosexualidad o son menos hombres o menos viriles. No es raro escuchar bromas entre hombres con frases como “más vale pájaro en la mano, que cien en el ano”. Pero cada vez hay más hombres que quieren investigar o que han descubierto a solas que acariciarse el ano les da placer y han ido un poquito más adentro. Concretamente 5 centímetros más allá. La próstata se encuentra debajo de la vejiga, en su cuello y rodea la uretra. Para estimular el punto P, debe introducirse un dedo con la yema apuntando a la pared anterior. Otra posibilidad es usar uno de los muchos juguetes pensados para que los hombres estimulen su punto P y el perineo. La estimulación del punto P puede provocar sensaciones de ganas de orinar, por su proximidad a la vejiga, pero también mayor excitación y placer, orgasmos más intensos y eyaculación más potente. Las mejores posturas en este caso son con el hombre a cuatro patas, especialmente si le estimulas tú o tumbado sobre su espalda y con las piernas algo levantadas. El punto se puede accionar indirectamente masajeando o presionando la zona del periné, pero no es exactamente lo mismo…

Fuente: La Nación

@TipsFemeninos