El Nacional / A medida que saboreaba las mieles de la maternidad, Rebeca Moreno empezó a sumergirse cada vez más en ese mundo coqueto de tortas de ensueño, mesas impecables y cuartos infantiles de revista. ?Es algo que me gusta tanto, que de alguna manera terminé ?microtargetizada? con respecto a ser mamá. Con la moda también, aunque no me lo propuse?. Moreno ha detectado que la mayoría de sus seguidores son mujeres con hijos y que disfrutan tanto como ella de ver cosas bonitas y bien hechas. ?Mi mundo se ha vuelto muy de mamás, pero mi Instagram sigue siendo mi día a día, con sus momentos ajetreados y tranquilos. Me encanta compartir cómo organizar una celebración y ser una buena anfitriona, pero eso no quita que también pueda mostrar cómo enseñé a mis hijos a montar bicicleta o comer vegetales?.

Responsable de sus propias redes, Moreno es de las que lee hasta el último comentario, revisa a diario sus mensajes directos y responde tanto como puede. Es su manera de agradecer esa deferencia. ?Creo que las redes se hicieron para eso, para acercarte a la gente. Si alguien se tomó un tiempo para felicitarte o presentarte algo, lo mínimo que puedes hacer es dedicarles también un minuto para corresponderles esa atención?.

Procura no bloquear a quien difiere de sus opiniones, bajo el precepto de que la gente tiene derecho a expresarse. También sabe que los haters son capaces de crearse nuevas cuentas para seguir comentando con más saña. Sus réplicas en casos incómodos pasan por un filtro propio. ?Manejo ese tipo de comentarios según mi estado de ánimo. Me imagino que no debe ser fácil para mucha gente encontrarse a diario con los mundos ideales de las personas a las que sigue, porque uno también a veces cae en creerse los de los demás?, reflexiona. ?Todos compartimos lo que nos interesa que la gente vea, pero evidentemente nuestra vida no es solo lo que aparece allí. Nadie me ve lavando baños en mi casa y lo hago. Es curioso, porque a partir de las cosas que muestras, hay gente que siente que puede criticarte o decirte qué hacer porque cree que te conoce mejor que tú misma, y nunca es así?.

Su red favorita es Instagram. Le sigue el Snapchat, desde donde también expone sus intereses. Cada vez que sale una aplicación nueva, admite que le toma algo de tiempo reorganizarse. Tuvo que tomar conciencia de que no todos los usuarios de Twitter manejan Instagram ni tampoco todos tienen Snapchat, pero intenta que cada red tenga su utilidad. ?Mi Twitter quedó sobre todo para compartir cosas de mi programa de radio o para hacerles consultas puntuales a los seguidores. Y ahora que existen los stories de Instagram, todavía a veces se me olvida que puedo publicar allí también?. Persigue ser clara, cercana y meticulosa en la información que ofrece. Sabe que de todos modos la gente puede preguntarle cualquier cosa, desde el color de su labial hasta dónde compró la cartulina con la que sus hijos hicieron la tarea.

En su manejo del tema publicitario es selectiva. Considera que el número de seguidores de una figura pública no es el único indicador para atinar al anunciar un producto, sino también su credibilidad. ?Cuido mis redes porque me representan ante la gente. Siento que no tiene sentido aceptar algo que no se parece a las cosas que me gustan o me llaman la atención, y también me aburre seguir cuentas en las que a cada rato quieren venderme algo que no me interesa. De hecho muchas de las cosas que menciono no son publicidad, sino que las probé y me gustaron. También estoy clara en que hay mucha gente a la que le despierta más curiosidad ver los emprendimientos o las ideas para fiestas que propongo que saber de mi vida cotidiana. Por eso abrí @mamaconglamour?. Bajo esa figura, que ya fue libro y que pronto se convertirá también en un programa de televisión, Moreno espera seguir compartiendo eventos, emprendimientos e ideas para la decoración infantil y del hogar, la moda y la organización de fiestas.

¿Se siente obligada a publicar continuamente? ?No. No siento que sea la más adicta. Una red social no puede romper con tu tranquilidad. Aun así entiendo que a veces para mis hijos es fastidioso verme escribiendo en el teléfono o haciendo un video, pero lo hago sobre todo cuando veo cosas que quizás de otro modo la gente no podría conocer y también tengo mis límites. En este mundo lo que me ha funcionado es compartir lo que me gusta?.

 

?No creo que uno deba publicar cualquier cosa solo ?por estar en la ola?. Además, no hace falta que lo subas todo. La vida es para vivirla, no para publicarla?

En Instagram:

@rebekkamoreno 

@mamaconglamour