Infobae / Hacia el año 2050, todos seremos vegetarianos. No por elección, sino por necesidad. Un estudio publicado por un grupo de investigadores de la Universidad de Oxford, liderado por Marco Springmann en Proceedings of the National Academy of Sciences, arrojó cifras elocuentes. Si se modificara el modelo alimentario actual los Estados Unidos podrían ahorrar entre USD 197 mil millones y USD 289 mil millones todos los años. Las cifras proyectadas para el 2050 son aún más llamativas: $1.6 mil billones anuales. Otro punto importante del estudio es que el veganismo también reduciría considerablemente las emisiones de gases de efecto invernadero y se gastarían miles de millones de dólares menos en tratamientos médicos asociados al consumo de carne y a los desastres climáticos. “Siempre resulta difícil hacerse a la idea de que se puede contribuir a frenar el cambio climático [hasta cierto punto] o a evitar al menos una sola muerte por enfermedades relacionadas con la alimentación “, afirmó Springmann, investigador posdoctoral del Programa sobre el Futuro de los Alimentos en Oxford Martin. “Queríamos ilustrar el alcance de tales beneficios”. Para evaluar el impacto en los costos de los tratamientos asociados a la alimentación (obesidad, diabetes, enfermedades cardiovasculares) y el medioambiente, los autores modelaron cuatro escenarios posibles para el año 2050. Springmann y equipo modelaron estos escenarios alimenticios potenciales en 2050, para lo que compararon gastos en salud y costos vinculados al clima , de sostenerse el fuerte consumo mundial de carne que se registra en la actualidad, versus un cambio que apunte a una dieta acorde con los estándares de la Estrategia Mundial sobre Régimen Alimentario. En muchas regiones del mundo, este cambio implicaría un corte drástico del consumo de carnes para pasar a incorporar más frutas y vegetales. También se calculó el costo de un hipotético mundo de vegetarianos (dieta sin carnes) y de veganos (cero consumo de huevos, lácteos o alimentos derivados de animales). “No esperamos que todo el mundo pase a alimentarse con productos veganos”, afirmó pero añadió que “adoptar una alimentación más saludable y sostenible puede ser un gran paso en la dirección adecuada”. Los investigadores calcularon la incidencia entre los valores directos asociados a tratamientos de salud de una dieta basada en carne y los gastos indirectos como los días de trabajos perdidos. Para cuantificar el ahorro de la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero relacionadas con la carne , que se basaron en una medida llamada ” costo social del carbono “, que estima el valor de los futuros daños causados por cada tonelada adicional de las emisiones de carbono. De todos los países del mundo, EEUU podría aportar el mayor ahorro si disminuyera su consumo de carne. Debido a sus altísimos gastos per cápita en salud , si su población se alimentara de acuerdo a las pautas recomendadas, generaría un ahorro de U$D180.000 millones y de U$D 250.000 millones de descartar por completo el consumo de productos de origen animal -más que China o que todos los países de Europa juntos-. Cabe destacar la cantidad de muertes provocadas por obesidad y enfermedades crónicas causadas por la alimentación que se podrían evitar (al menos 320.000 por año) y los beneficios derivados de la reducción de las emisiones de gas producidas por el efecto invernadero. Springmann y equipo realizaron otro estimado utilizando una medida algo menos intuitiva llamada “valor estadístico de vida”, que ubicó el ahorro por no consumo de carnes en un monto que oscila entre los 2 y los 3 billones de dólares en EEUU y entre 20 y 30 billones a nivel mundial). Para que el ahorro sea significativo la población debería reducir el consumo de carne en un 56 por ciento y aumentar de esta manera el consumo de verduras y frutas en un 25 por ciento, y consumir un 15 por ciento menos de calorías en total. El informe pone de manifiesto que el consumo de carne ha alcanzado ya niveles de problema de salud pública y va en aumento. Se calcula que el consumo global de carne aumentará un 75% para el 2050. @TipsFemeninos