Style Shock Visual / MNA. Esther Schiffman Selechnik, Nutrióloga

Si sientes que la pérdida de peso es imposible porque lo has intentado todo y nada te funciona, te encantará saber que el secreto no es morirte de hambre y buscar una dieta mágica de jugos o muy baja en calorías (energía); la clave está en mantenerte [email protected] durante el día. La saciedad se define como esa sensación de plenitud que percibes después de comer y describe los procesos que inhiben tu consumo de alimentos hasta la siguiente comida, por lo que si comienzas a elegir alimentos que te brinden saciedad por largos periodos, tu organismo tendrá la energía que necesita para funcionar adecuadamente, sin tener esa ansiedad que te hará comer de más o buscar alguna botana rica en azúcares y grasas que te provocará hambre media hora más tarde . Si ahora te preguntas cuáles alimentos te convienen más para lograrlo, te recomiendo la papa ya que en estudios recientes, demostró ser uno de los alimentos ricos en carbohidratos que ha demostrado mayores índices de saciedad gracias a la fibra y almidones resistentes que contiene . Al mismo tiempo de brindarte saciedad, su consumo puede ayudarte a mejorar el metabolismo ya que contiene el 10% de lo que necesitas diariamente de vitamina B6, que es un cofactor de varias coenzimas involucradas en el metabolismo de energía, especialmente de carbohidratos y proteínas . Por ello, ha sido incluida en dietas para pérdida de peso con resultados exitosos tanto en la pérdida de peso de los participantes como en su aceptación, ya que es un alimento percibido como delicioso por la mayoría de la población mundial y resulta fácil incluirla. Lo mejor es que la papa puede disfrutarse dentro de esta dieta saludable de diversas maneras, ya sea como papa al horno acompañada de una alternativa rica en proteína y baja en grasa saturada, como jocoque seco o yogurt natural y mucha verdurita; como un puré de papa preparado rápidamente con hojuelas de papa deshidratada y leche descremada; o como papas horneadas o selladas, preparadas a partir de las nutritivas papas congeladas.

Ahora ya sabes el secreto… Pero no olvides que existen otros factores como el estrés y la restricción del sueño (menos de 6 ó 7 horas) que pueden afectar tus señales internas de hambre y saciedad provocando que comas de más, por lo que intenta cambios sencillos en cada una de estas áreas para lograr en un tiempo estar dentro de un estilo de vida saludable que te permita alcanzar y mantener ese peso que siempre has querido y que ahora seguramente lograrás disfrutando los sabores de la comida, sin fatiga y sin sentir hambre.