@TipsFemeninos // El terreno de las cirugías plásticas // Miami. En mis años como cirujano plástico, he recibido y atendido a miles de mujeres, de diferentes edades, estilos y con diversas preocupaciones, por lo que en su mes, quisiera resumir algunas de las principales inquietudes que me plantean en temas de estética y belleza, entregándoles ciertas respuestas.

Lo primero que hay que destacar es que la mayoría de las mujeres están muy informadas, saben lo que quieren, por lo que como profesionales debemos estar a su altura.

La relación precio-calidad debe cumplirse. Buscan procedimientos de última tecnología, que impliquen poco tiempo y sean lo menos invasivos posible. Para ello, están dispuestas a pagar un tratamiento un poco más caro, pero con resultados acordes a sus expectativas y que reúnan las características anteriores.

Dado que una misma cirugía no es la solución para todas, siempre les explico que es fundamental revisar cada caso: no hay una receta única. En la consulta de evaluación, podemos ver in situ lo que cada una necesita, el tipo de cuerpo que tiene, los diversos valores, pero sobre todo, descartar riesgos (en caso de tener alguna enfermedad crónica como hipertensión, por ejemplo) y ser realistas respecto a los resultados que pueden esperar.

Siempre intento darles una asesoría integral, para lo que es fundamental escuchar sus historias y expectativas, ya que hay procedimientos que necesitan menos o más tiempo para lograr al resultado final. Por ejemplo, con una liposucción mediana, que extrae de dos a tres litros de grasa, casi de inmediato se obtienen resultados, pero es en unos meses cuando se logra el cambio definitivo.

Siempre se debe ser honesto con las pacientes, y explicarles los pasos a seguir de una pre y post cirugía. Es recurrente que las mujeres después de un embarazo quieran recuperar el “cuero” de antes, lo que muchas veces no se puede lograr con tanta rapidez. Yo siempre les aconsejo que antes de realizarse un procedimiento, esperen seis meses para que el útero recupere su forma y/o que terminen con la lactancia antes de hacerse un levantamiento, aumento o disminución mamaria.

También existen varios mitos en torno a las cirugías plásticas, que intento informar correctamente: las liposucciones moldean el cuerpo y no hacen bajar de peso, por lo que sí o sí deben ir acompañadas de mejoras en los hábitos alimenticios. Los implantes son seguros y no producen cáncer, siendo compatibles con la lactancia.

Hoy la tendencia es buscar la naturalidad, como por ejemplo narices proporcionales, o lifting de última generación que no estiren artificialmente, sino que repongan los tejidos. La buena noticia es que la tecnología está a favor ustedes, con métodos cada día más innovadores, y que permiten, de forma segura, cumplir con sus expectativas.

Saludos,

Sergio Valenzuela Urquidi , cirujano plástico de clínicas Lo Curro, Mediterránea y Universidad de Los Andes (www.doctorsergiovalenzuela.cl).

Fuente: Emol

@TipsFemeninos