@TipsFemeninos // El top 10 de las profesiones para el 2016 // Miami.  En el podio, están los data scientists, gestores de impuestos y solutions architects, nuevos tipos de profesionales que no solo tienen alta remuneración en el mercado internacional.

Los fisioterapeutas y los administradores de bases de datos son los trabajos menos deseados. Tweet Enviar Dicen que un sueldo de seis cifras no es lo más importante en un trabajo. Obviamente, a nadie amarga una buena paga, pero el dinero no es lo que define el trabajo perfecto. Esa excelencia es más bien resultado de un cóctel de factores.

Si a ese jugoso salario se le suma una jornada laboral aceptable, un buen equilibrio con la vida personal y perspectivas de futuro en el puesto, uno se puede aproximar a algo parecido al mejor trabajo posible.

Glassdoor, un popular portal norteamericano dedicado a la búsqueda de empleo, ha hecho esa difícil ecuación para crear el decálogo de las profesiones que reinan en 2016, en su mayoría relacionadas con la tecnología, las finanzas y el marketing.

El podio es para data scientists, gestores de impuestos y solutions architects, un trío que avanza que, en muchos casos, se trata de un nuevo tipo de profesionales que se rifan las empresas. Los expertos de la plataforma consideran extrapolables a otros países las conclusiones de su ranking que, además, más allá de las profesiones concretas, permite entender las claves del mercado laboral futuro.

Data scientist, el trabajo más “sexy” La traducción más aproximada al español de data scientist es analista de datos, aunque ese término se queda incompleto. El data scientist, que Harvard Business Review ya bautizó como “el trabajo más sexy de la década”, se dedica a examinar y procesar el denominado “Big Data”, para lo que necesita tanto ese análisis como conocimientos matemáticos, destrezas estadísticas y sentido común, entre muchas otras cosas.

Se entiende mejor con un ejemplo: es la profesión de la persona que descubrió en las redes sociales la herramienta dedicada a “gente que podrías conocer” o “sugerencias de amigos”, algo posible gracias a las conexiones entre ingentes cantidades de datos de los perfiles de usuarios.

El salario medio de un data scientist en EEUU es de US$ 116,840 anuales, según Glassdoor, con unas oportunidades de carrera en una escala del 1 (mínima) al 5 (máxima) de 4.1 puntos. Quienes trabajan en este sector conceden a su empleo una puntuación de 4.7 puntos, valor que tan sólo iguala la segunda profesión clasificada: gestores de impuestos, con 108,000 dólares anuales y 3.9 puntos en el apartado de oportunidades de carrera. Es la primera vez que este trabajo entra en el top ten.

Completa el podio el denominado solutions architect, que algunas empresas traducen en LinkedIn como “arquitecto de soluciones”. Con un salario de US$ 119,500 anuales, se trata de un perfil ligado a la tecnología que varía mucho en función de la empresa, donde, en general, se pide el título de ingeniería informática para el puesto.

Por ejemplo, una oferta real de una gran empresa española para solutions arquitect busca a una persona que, integrada en la vicepresidencia tecnológica del grupo, esté especializada en modelos analíticos de costes para la toma de decisiones en base a determinadas tecnologías. Otra ofrece empleo para buscar soluciones informáticas para la gestión, optimización de procesos e implantaciones de sistemas de calidad en la compañía. Una firma cotizada quiere fichar a un arquitecto de soluciones especialista en desarrollos Microsoft para proyectos de escritorio, web y móviles. Y una tecnológica ubica en esta categoría una oferta para un especialista en el diseño y administración de soluciones de almacenamiento de información en la nube.

Fidelizar al cliente, una clave de futuro Menos controversia genera la definición del resto de puestos. El cuarto mejor trabajo de 2016 correspondería a los gerentes de engagement, que en español se refiere “gerentes de fidelización o de compromiso”. Es un perfil cada vez más demandado que, con una retribución anual de US$ 125,000 anuales, está enfocado a construir y mantener excelentes relaciones con los clientes y también con los proveedores. Le siguen los desarrolladores móviles, un oficio en auge con un sueldo de US$ 90,000, y los gerentes de recursos humanos, que ganan US$ 85,000 anuales.

El séptimo trabajo del ranking corresponde a los product manager o gerentes de producto, otro oficio para el que es difícil encontrar una definición exacta. En general, estos profesionales, cuya retribución ascendería a US$ 106,700, se encargan de asegurar el éxito de un producto trabajando con los distintos departamentos de la empresa, por lo que debe tener, entre otras cosas, destrezas relacionadas con el marketing. Completan la clasificación los ingenieros de software (US$ 95,000), los gerentes de auditoría (US$ 95,000) y los analistas de negocio (US$ 105,000).

En esta ocasión, Glassdoor advierte de otros oficios que han quedado en 2016 fuera del ranking. Se trata de los fisioterapeutas y los administradores de bases de datos, que serían una mala opción si está buscando uno de esos trabajos más deseados. También quedan fuera los agentes de seguros, considerados por la plataforma como una de las peores profesiones de 2016.

Fuente: Diario Expansión de España Red Iberoamericana de Prensa Económica ( RIPE )

@TipsFemeninos