Confirmado / Usar tacones siempre ha simbolizado un acto de glamour femenino, desde años atrás el uso de tacones para ciertas actividades laborales o para eventos sociales ha hecho que las mujeres se vean mucho más estilizadas, altas y atractivas. Con el paso del tiempo se han realizado ciertas investigaciones científicas sobre como el uso frecuente de estos hermosos zapatos causan daño en articulaciones, músculos y partes óseas de las extremidades.

El uso frecuente y prolongado de tacones tiende a causar una malformación ósea conocida como ?juanete?. Los juanetes son deformaciones de la primera articulación del dedo gordo del pie, el uso prolongado de tacones alargados son la causa principal de los mismos. También producen una piel callosa y un gran dolor articular en la zona.

 
Además de los juanetes, el uso de tacones provoca un cambio en las posiciones articulares del pie, el tobillo queda más flexionado, esto promueve también una flexión de la rodilla y la cadera, la espalda queda más curva y esto hace que se generen dolores a nivel lumbar y artrosis en la rodilla y en otras partes del cuerpo.

 
También el equilibrio y la estabilidad tienden a afectarse con el tiempo, a pesar de que existen estudios que afirman que los músculos de los tobillos se fortalecen, existe un punto en donde la musculatura comienza a debilitarse y se produce un desgaste afectando el equilibrio y promoviendo las caídas, es posible que se den desviaciones del tobillo causando esguinces o cualquier otra torcedura.

 
En general, un abuso en el uso de tacones provoca danos irreversibles que pueden ser dolorosos y acarrear consecuencias graves para la edad adulta. Sin embargo, existen técnicas que disminuyen los dolores y que son recomendadas para prevenir al mínimo tales daños. Entre ellas se encuentran: hacer estiramientos en las piernas antes y después de usar tacones, intentar limitar la altura de los tacones a 5 centímetros, evitar zapatos de punta estrecha, utilizar plantillas para promover el descanso, tener diferentes tipos de zapatos y alternarlos.

No se puede luchar en contra de la moda y el uso de tacones siempre será parte de la sociedad femenina, sin embargo, es importante que las mujeres actuales tomen en consideración los daños que su uso prolongado provoca y tomen las previsiones respectivas.