@TipsFemeninos // El yoga y sus efectos positivos en el cuerpo // Miami. Esta disciplina milenaria va más allá del ejercicio y se puede practicar a cualquier edad y en cualquier condición física.

Se acaban las vacaciones de verano y la simple idea de tener que volver al trabajo ya le produce estrés. Este año atrévase a probar algo diferente que le ayudará a relajarse y a mejorar su estado mental y físico: el yoga. Si es de esos escépticos a los que el yoga aún no les convence, aquí van cinco razones por las que debe darle una oportunidad:

1. Reduce el estrés

Las agendas apretadas no son fáciles de conciliar con el descanso y la relajación, por eso el yoga es idóneo para calmar la mente, reducir la ira y la ansiedad y superar el estrés. La respiración pausada y el proceso de interiorización que implica el yoga hacen que el cuerpo se calme y alcance un estado de bienestar.

2. Aumenta la energía

Si al final del día se siente totalmente agotado, realizar unos minutos de yoga le ayudará a sentirse fresco y con energía. Además, el aumento de la serotonina que produce el yoga le hará dormir mejor. Otra opción para sentirse renovado y revitalizado tras un día agotador es meditar durante unos diez minutos.

3. Cuida la silueta

Aunque el yoga no es una actividad que permita quemar grandes cantidades de calorías como es el caso del running o las actividades cardiovasculares, está demostrado que las personas que practican yoga de manera regular tienen más capacidad para mantener o bajar su peso sin volver a recuperarlo.

4. Libera tensiones y aumenta la felicidad

Practicar yoga es una manera natural de deshacerse de la tensión acumulada tanto en los músculos como en la mente. Otro beneficio que aporta esta disciplina es que, como cualquier ejercicio físico, libera endorfinas – también conocidas como las hormonas de la felicidad – gracias a que los movimientos propios del yoga estimulan determinadas áreas del cerebro que provocan un mayor bienestar.

5. Fortalece los huesos

Los diferentes movimientos y posiciones que se realizan en el yoga permiten aumentar la densidad de los huesos ayudando a prevenir la osteoporosis. La práctica regular del yoga ayuda también a corregir la postura, a estirar y tonificar los músculos y a mejorar el aprovechamiento del calcio y la vitamina D.