El Sol de Margarita / 27 Nov, 2017 | Desde el año 2007, las estadísticas de embarazo precoz en Nueva Esparta se mantienen en ascenso y este año no hubo ninguna mejoría en relación con 2016 cuando más de 60 adolescentes entre 10 y 14 años estuvieron embarazadas según registro oficial, mientras que más de 2.000 entre 15 y 19 años pasaron por la misma situación.

Germán Rojas Loyola, secretario general de la Sociedad Venezolana de Puericultura y Pediatría, manifestó que ese drama social al igual que la mortalidad infantil, encierra múltiples factores que comienzan desde la familia, los entes reguladores y la Ley Orgánica de Protección para Niños, Niñas y Adolescentes, que no están cumpliendo con el cometido de preparar a esos grupos para iniciarse en la vida sexual.

También atribuyó el crecimiento de esas estadísticas al hecho de que en el país hay una fuerte escasez de preservativos que, aunado con la poca información que se les suministra para evitar los embarazos tempranos, incrementan las cifras en la nación, por lo que el estado no escapa de ello.

De acuerdo con cifras de la Asociación Civil de Planificación Familiar (Plafam) correspondientes al año pasado, Nueva Esparta es una de las entidades del país que muestra indicadores importantes de embarazo adolescente y mortalidad materna, los cuales son los dos temas fundamentales para la actividad que vienen desarrollando.

Para entonces, Venezuela figuraba como el país con más alta incidencia de embarazos adolescentes, con 101 casos de gestantes entre 15 y 19 años por cada 1.000 embarazos, situación que tiende a complicarse en los últimos meses.

Para los momentos se siguen considerando estadísticas elevadas, lo que representa que alrededor del 25% de los embarazos suceden en menores de 19 años y, de ese porcentaje, el 15% ocurre en adolescentes de 10 a 14 años.

Rojas Loyola indicó que aunque las cifras regionales están en proceso de actualización, en estos momentos estiman que el 2% de los embarazos adolescentes en el país se registra en Nueva Esparta.

Plafam sostiene que las estadísticas son muy altas no solamente tomando en cuenta la densidad poblacional de la región, sino que durante el periodo académico escolar 2015-2016, en la entidad insular contabilizaron 320 embarazos en liceístas, algunas de ellas madres en una segunda oportunidad.

Falta de comunicación e información

El representante de la Sociedad Venezolana de Puericultura y Pediatría, reiteró que las causas de las inmensas estadísticas de embarazos precoces, tienen sus orígenes en que los padres, representantes y docentes no están formados para una educación integral en sexualidad, pero que además obvian que los adolescentes se hace sexualmente activos muy temprano y no dialogan con ellos sobre ese tema.

Un estudio del Instituto Autónomo Consejo Nacional de Derechos de Niños, Niñas y Adolescentes (Idena) realizado con asesoría del Banco Mundial, arrojó que menos del 40% de los padres y representantes en Venezuela tratan ese tema con los adolescentes.

?Sabemos que lamentablemente los docentes tampoco se encuentran capacitados sobre ese tema?, subrayó.

Los especialistas consideran que el embarazo adolescente está estrechamente relacionado con el tema del acceso a los anticonceptivos, lo que hoy en día es mucho más difícil, a lo cual habría que agregar que alrededor del 80% de los adolescentes son sexualmente activos.

La situación empeora puesto que no les hablan sobre el tema y tampoco tienen acceso real a los métodos de planificación familiar.

Sobre este problema social, existen coincidencias en que es urgente desplegar de forma masiva la capacitación de los adolescentes, apoyada por el artículo 50 de la Ley Orgánica para la Protección de Niños, Niñas y Adolescentes (Lopna), en el cual se establece que los jóvenes desde los 14 años pueden acudir solos, sin sus padres o representantes, a una consulta de salud sexual y reproductiva.