Informe 21 / Entrenar con pesas puede no solamente servir para fortalecer los músculos, sino también para mejorar el estado de ánimo de las personas. Una nueva investigación publicada este mes afirma que este tipo de entrenamiento reduce la tristeza en los individuos y puede prevenir la depresión.

La investigación, publicada en el diario científico JAMA, encontró que el entrenamiento de resistencia minimizó los síntomas de la depresión constantemente. Esto fue cierto para las personas que habían sido diagnosticadas con depresión y también para esas que no. Por un lado, las personas con depresión normalmente se sentían mejor después de empezar a entrenar con pesas. Y por otro, era menos probable que las personas que no estaban deprimidas y empezaban a entrenar desarrollaron síntomas de la depresión.

Para las personas que les gustaría sentirse más animadas pero que no son de las que van al gimnasio cinco días a la semana, también hay buenas noticias. Según la investigación, la cantidad de entrenamiento no cambio los resultados. Personas que iban al gimnasio pocas veces o varias veces experimentaron los mismos resultados. Tampoco importó la cantidad de repeticiones que realizaron durante el entrenamiento.

Además, los beneficios fueron similares sin importar el sexo o edad de las personas.

La investigación fue realizada mediante un análisis de 33 experimentos centrados en el entrenamiento con pesas y depresión que en total involucraban a casi 2.000 personas. En los experimentos había hombres y mujeres de diferentes edades, algunos de los cuales habían sido diagnosticados con depresión y otros que no tenían ese diagnostico.

El estudio es importante ya que no hay mucha información sobre cómo el entrenamiento de resistencia influye en la depresión. No obstante, hay mucha evidencia que indica que el ejercicio en general ayuda a prevenir y tratar la depresión. Pero la mayoría de esta evidencia viene de estudios del ejercicio aeróbico, no el ejercicio de resistencia.

Brett Gordon, el estudiante de posgrado de la Universidad de Limerick en Irlanda que lideró la investigación, afirma que el ejercicio de resistencia probablemente tiene efectos fisiológicos y psicológicos. Gordon añade que el entrenamiento también podría estar cambiando aspectos del cerebro, como los neuroquímicos que influyen en el estado de ánimo de las personas. “Las expectativas también podrían tener algo que ver”, comentó Gordon, explicando que las personas esperan que los entrenamientos les mejoren el ánimo.

Gordon declaró que la investigación no significa que el entrenamiento con pesas es mejor que otros tipos de ejercicio en combatir o tratar la depresión. Tampoco significa que las personas deben de dejar de utilizar terapias tradicionales o medicamentos. Sin embargo, los resultados nos dan a todos una razón más para visitar el gimnasio por lo menos unas veces a la semana.

Fuente: Gizmodo

RA