Reporte Confidencial / Estudios previos sobre el vínculo entre los alimentos y el cáncer se han centrado en los patrones dietéticos, por ejemplo, los efectos de comer carne roja, frutas, verduras y las asociaciones entre la ingesta de alimentos y la obesidad. Sin embargo, se ha prestado poca atención a otros factores que rodean el acto cotidiano de comer: el momento de la ingesta de alimentos y las actividades que las personas hacen antes y después de las comidas. Recientes estudios experimentales han demostrado la importancia del momento de la comida y sus efectos en la salud al comer a altas horas de la noche.

El objetivo del nuevo estudio fue evaluar si el momento de la comida podría asociarse con el riesgo de cáncer de mama y próstata, dos de los cánceres más comunes en todo el mundo. 

Estos tipos de cáncer también se encuentran entre los más relacionados con el trabajo nocturno, la interrupción circadiana y la alteración de los ritmos biológicos. 

Manolis Kogevinas, investigador en el Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal) explicó en CST las conclusiones del estudio.

Pueden conversar con el equipo de C.S.T. en Twitter @cstntn24, Instagram @cstntn24 y en nuestro grupo de Facebook, donde, además, encontrarán más historias de ciencia, salud y tecnología.