Noticias Barquisimeto / El ser humano es un animal social que necesita relacionarse con otras personas. Por esa razón, si una persona se aísla y pierde el contacto con otros, comienza a sufrir efectos nocivos como, por ejemplo, la depresión.

En la actualidad, se realizó un estudio con ratones, con el cual habrían encontrado la molécula encargada de producir esos efectos negativos que produce estar un largo tiempo solo y podría existir una posible cura para revertirlos.

El encargado de la llevar a cabo la investigación fue especialista David Anderson, del Instituto de Tecnología de California, quien separó del resto a algunos ratones durante dos semanas y observó el aumento anticipado de la agresión y las reacciones adversas a los estímulos. Se consiguió identificar un aumento en taquiquinina 2 / péptido neuroquinina B, o Tac2 / NkB, que podría ser el químico en el cerebro que provoca las reacciones más intensas en los animales aislados.

¡Pero, atención! Se logró encontrar el antídoto de la mano de osanetant, un antagonista del receptor de neuroquinina. Al inyectarle esta sustancia a los ratones notaron que se comportaban más como los que se mantenían con sus compañeros. Un comportamiento que indicó que no estaban experimentando los efectos del aislamiento social de la manera habitual.

Este hallazgo quizás pueda ser beneficioso para conseguir aplacar los síntomas de estar solo, sin embargo, surgen planteos existenciales que son cuestionables, como si una píldora puede ser alguna vez un fiel sustituto de la conexión social.

Globovision