Confirmado / Desde el momento de la noticia, se acaba el individualismo. Si antes no te ocupabas mucho de tu nutrición y tu salud, es la ocasión perfecta para comenzar a hacerlo, porque las consecuencias de no cuidarte pueden ser irreversibles: estrías, acné o la perdida total de tu figura, o mucho peor, que tu bebé no salga sano.

 

Esta guía te ayudará a llevar una alimentación balanceada y así poder salir ilesa del embarazo.

 

Lo importante de estar consciente de esto, es que si no te cuidas tú mucho menos cuidarás la salud de tu bebé. Las mujeres que reciben la atención adecuada y toman las decisiones correctas, tienen grandes posibilidades de tener bebés sanos y verse igual o mejor que antes.

 

El primer paso es la alimentación

El aspecto de nuestro cuerpo es una de las mayores preocupaciones, por eso mantener una dieta balanceada es fundamental, ya que estás alimentando a dos personas, pero esto no significa que debas comer por dos, sino de consumir nutrientes para que él crezca adecuadamente.

 

Si es cierto que ocurren muchos cambios incontrolables, pero puedes evitar que sean permanentes. El acné y las estrías puedes evadirlas ingiriendo vitaminas y complementos nutricionales propicios. También debes disminuir el consumo de grasas.

 

La aplicación de cremas o tratamientos hidratantes para tu piel son primordiales, ya que se encuentra en constante crecimiento.

 

En la siguiente lista se recomienda lo que debes y lo que no debes hacer:

 

– Beber suficiente agua y comer más fibras, entre unos 25 a 30 gramos diarios, ayudarán a evitar problemas comunes, como la constipación. Las frutas y las hortalizas frescas, así como los panes integrales, los cereales o los pastelillos con harina integral, son buenas fuentes de fibras.

– Adiós a la comida chatarra y también es conveniente que limites el consumo de edulcorantes artificiales y de bebidas con cafeína.

-Evita el pez espada, atún enlatado y otros pescados que pueden tener un contenido elevado de mercurio.

– Di no a las carnes y huevos crudos.

– Evita embutidos.

– Quesos blandos sin pasteurizar, como el queso feta, brie, azul o de cabra.

– Todos los juegos que bebas deben ser pasteurizados.

– Según el peso que tenías antes de quedar embarazada, deberías aumentar entre 11 y 15 kilos (25 a 35 libras), sobre todo durante los últimos 6 meses.

 

 

El complemento perfecto es el ejercicio

Si no presentas problemas durante el  embarazo hacer ejercicio sería muy bueno para tu salud, siempre y cuando escojas las actividades apropiadas. Los especialistas recomiendan actividades de bajo impacto, como caminar, nadar y practicar yoga.

 

 

El secreto de la belleza

Es importante descansar mucho durante el embarazo. Intenta adquirir el hábito de dormir de costado. A medida que avance el embarazo, acostarte de costado, con las rodillas dobladas, será la posición más cómoda. Además, facilitará el funcionamiento del corazón, ya que el peso del bebé no ejercerá ninguna presión.

Tal vez, te sientas preocupada por la salud del bebé, por el parto o por cómo será desempeñar este nuevo rol de madre. Todos estos sentimientos son normales, pero pueden producirte insomnio lo cual debes controlar y ser feliz con esta hermosa etapa.

 

 

Eme de Mujer