Portafolio / La belleza y la vanidad cuestan. Pregúnteles a su mamá, amiga, novia o esposa cuánto dinero gastan cada mes en el maquillaje que guardan en su cosmetiquera como si fuera un tesoro.

La respuesta no serán millones, pero tal vez la cifra que ellas confiesen oscilará entre 50.000 y 100.000 pesos, pues según la Federación Nacional de Comerciantes, una colombiana paga en promedio 300.000 pesos en un trimestre por productos de maquillaje y belleza.

(Lea:  Industria cosmética y de aseo retoma rumbo de crecimiento )

Colombia, debido a la inversión que hacen las mujeres por su vanidad, se ha posicionado como el quinto mercado en productos de belleza y cuidado personal más grande en América Latina. Según la Cámara de la Industria de Cosméticos y Aseo, el año pasado las ventas de estos productos facturaron 3.391 millones de dólares, el 1,3 por ciento del producto interno bruto del país.

(Lea:  Bogotá, el gran centro de la industria cosmética colombiana ) 

Las compras de las colombianas han hecho que esta industria crezca, a pesar de haber sufrido una caída en el 2014. Sus hábitos de consumo les han permitido afirmar a analistas que para el 2020 el sector alcanzará los 4.171 millones de dólares.

El futuro prometedor que auguran los analistas ha sido tenido en cuenta por grandes empresas de belleza, pero también por emprendedoras que quieren explorar el mercado colombiano. Ese es el caso de la mexicana Laura Santiago y la francesa Berengere Lehideuz, creadoras de Bellezacheck, la primera guía de compras de productos de belleza en América Latina o el “TripAdvisor de la belleza”, como ellas lo comparan.

(Lea:  Estas son las firmas de cosméticos y aseo que lideran el mercado ) 

La plataforma, que nació en México hace un año y medio, empezará a funcionar en Colombia a partir de julio. Allí, las mujeres podrán conocer la opinión de otras mujeres antes de gastar su plata. “El objetivo del portal es ser una guía de acompañamiento para que las colombianas estén más informadas sobre lo que quieren adquirir y así realicen una compra mucho más efectiva”, afirma Santiago.

Bellezacheck, que está inspirado en plataformas estadounidenses y europeas que manejan la misma dinámica, recibe semanalmente entre 700 y 1.000 reseñas de “checadoras”, como llaman a las mujeres que publican su opinión en la plataforma sobre determinados productos y que a su vez tienen la oportunidad de probar algunos de forma gratuita.

Para ellas no hay incentivo pago, y eso, según Santiago y Lehideuz, es lo que garantiza la honestidad e imparcialidad de las reseñas, opiniones o comentarios que se publican. “El portal está dirigido a las ‘nanoinfluenciadoras’, es decir, a aquellas mujeres reales que tienen un círculo pequeño de amigos que conocen de verdad. Sus opiniones, finalmente, resultan siendo más creíbles y confiables que las de alguien famoso”, aseguran.

En la página www.bellezacheck.com.co, las usuarias pueden realizar las búsquedas de las marcas que prefieran, pero también lo pueden hacer con filtros personalizados que no tienen en cuenta solo los aspectos físicos de los productos, sino también las necesidades de cada una. Por ejemplo, es posible encontrar cosméticos con protección de rayos ultravioleta, sin perfume para las que tienen piel sensible, o tratamientos para el cabello maltratado.

El dinamismo y la madurez digital de la industria de la belleza, junto a la sofisticación de las rutinas de belleza de las mujeres colombianas, fue lo que motivó a Santiago y Lehideuz a crear el portal en el país. “Aquí tenemos la oportunidad de aportar algo que hasta el momento no existe”, puntualiza la mexicana, quien además espera una buena respuesta por parte de las internautas colombianas que podrán interactuar con la página a partir del próximo mes.

Las fundadoras aseguran que la experiencia que han ganado en México les ayudará a crear una mejor plataforma en Colombia. Su deseo es construir una comunidad de mujeres que se involucren con la belleza, pero que a su vez se conviertan en compradoras inteligentes, es decir, aquellas que se informan antes de comprar, comparan precios, niveles de calidad y analizan las opiniones de personas que ya han utilizado lo que desean adquirir.

‘TIPS’ PARA IDENTIFICAR UNA RESEÑA FALSA

No en todas las opiniones que se publican en los portales de reseñas se puede confiar. BBC Mundo publica algunas señales para estar atentos:

1.Las valoraciones falsas suelen ser breves, sin especificar detalles sobre el producto o servicio, simplemente escriben un “Me encantó” o “justo lo que esperaba”, sin dar detalles sobre su experiencia de uso.

2.¿Cinco estrellas siempre? Las reseñas más honestas no siempre son las que establecen que los productos son perfectos, así que dude si solo hay altos puntajes.

3.Hay que sospechar de esos perfiles que no incluyen foto ni una imagen de una persona real, ni su nombre. Seguramente se trata de una cuenta falsa.

4.Si aparecen muchas revisiones seguidas y en poco tiempo, mala señal. Preste especial atención si las fotos que muestran son similares.

Aura Saavedra​

@aurasaavedra_