Telesur / Las mujeres embarazadas que registran altos índices de glucosa en la sangre durante la  primera etapa de gestación, aumentan las posibilidades de que sus hijos nazcan con enfermedades cardiovasculares, según un estudio realizado por un grupo de investigadores de la Universidad de Stanford en Estados Unidos.

Basados en las pruebas de tolerancia de glucosa hechas a 19.107 madres con sus bebés durante las primeras 20 semanas de embarazo, los resultados arrojaron que quienes presentaban un aumento de más de 10 miligramos de azúcar en la sangre durante el embarazo, tenían un ocho por ciento más de posibilidades de dar a luz a un niño con un defecto cardíaco congénito.

Foto: Pixabay