Caraota Digital / Saludos, un placer saber de ustedes nuevamente en este encuentro semanal. En esta oportunidad hablaremos de la importancia de la educación sexual y de que los padres estemos preparados para hablar de sexo con nuestros hijos, para explicarles las diferencias entre sexo y sexualidad y sobre todo para que estemos preparados para afrontar sus dudas cuando estas se presenten. Como bien saben conduzco un programa de radio transmitido en horario matutino en Carabobo, Venezuela. Obvio que por el horario no puede hablarse de sexo abiertamente, pero consideré importante crear una sección en la que pudiéramos hablarle de la mano de una especialista sobre educación sexual a los padres, que debemos aprender sobre cómo tratar ese tema con nuestros hijos.

Algunos padres son demasiado desinhibidos sobre el tema, mientras que otros no pueden ni decir la palabra sexo delante de sus hijos porque se cohíben. Ante esto me pareció necesario escribirles sobre esto a los que tenemos bebes, niños y adolescentes.

La educación sexual debe comenzar en casa, con mamá y con papá. Los padres deben permitir que nuestros hijos observen nuestros genitales en privado para que cualquier duda la disipen en casa con sus orientadores.  Debemos explicarles sobre su sexualidad, sobre todo, indicarles que deben crecer en el margen del respeto con quienes lo rodean. Si bien decía una especialista en sexualidad, la mayoría de los violadores o abusadores están en el entorno familiar, entonces debemos criarlos de una manera en las que el respeto rija su vida y además se hagan respetar por los demás.

En una ocasión también hablamos de los límites, que había que ponerles límites a nuestros hijos, esto no sólo es para cuando hagan algo indebido, si no también enseñarles a ponerle límites a los demás en cuanto a su cuerpo.  Su cuerpo es su templo, algo sagrado, que nadie debe tocar al menos que ellos se sientan a gusto y por esto, también resulta necesario que aborden su sexualidad.

En estos tiempos en que abunda el libertinaje sexual y las excesivas mentes abiertas, resulta necesario hablarles claramente a nuestros hijos sobre el tema.  Los niños ya de 9 o 10 años comienzan a explorar su sexualidad y vemos índices súper elevados de embarazo precoz en Venezuela, que nos sirve de indicador que algo estamos descuidando en casa.  (De este tema del embarazo precoz hablaré en la próxima entrega).

No quiere decir que todo lo estemos haciendo mal, pero si debemos como padres estar más alerta.  Criar a nuestros hijos e hijas con valores, e incluso rescatar esos valores de nuestros abuelos que se han perdido. Los padres del presente tenemos una inmensa responsabilidad de formar a los padres del mañana,  por eso hay que tratar de que sean hombres y mujeres de bien, con principios en medio de una sociedad que se encuentra corrompida en todo el sentido de la palabra.

Lo que menos se habla o aquello que desarrolla en la casa como un tabú, es aquello que nuestros hijos buscarán conocer en la calle, entonces no hagamos del sexo y la sexualidad un tabú para ellos , que nuestros hijos vean en nosotros aquellas personas que puedan despejar sus dudas para formarse con una autoestima alta que les permita debatir abiertamente sobre su sexualidad y todas las aristas del tema.

Y recuerden… Lo que prohíbes en casa será aquello que tu hijo o hija más querrá conocer. Tratemos de llevar el tema con equilibrio.

¡Hasta un próximo biberón!

Instagram: @ laguapayapoayada Twitter: @Jacmibelrosas