El Observador / En el avance de Baywatch: guardianes de la bahía calificado como “R” (para mayores de 17 años) se ven bromas sobre testículos y masturbación, un montón de usos de la palabra “fuck” ?el insulto más popular de Estados Unidos? y múltiples escenas de acción llevadas a cabo por Dwyane Jonhson y Zac Effron, los protagonistas del filme.

La película, que se estrena hoy en Uruguay, es el intento más reciente de Hollywood de monetizar la nostalgia del público adulto renovando una propiedad existente. Como su título lo revela, Baywatch: guardianes de la bahía es una nueva versión de la serie televisiva homónima emitida originalmente entre 1989 y 1999.

Lo que el filme dirigido por Seth Gordon toma de la serie que contó con David Hasselhoff y Pamela Anderson en su reparto principal son los elementos superficiales. Sí, hay trajes de baños rojos y personajes que corren en la playa en cámara lenta pero también un guión cargado de bromas y escenas que le valieron su calificación “R” en Estados Unidos, que implica que una persona de 17 años debe ir acompañada de un adulto.

Esa fórmula, la de tomar un producto con la ingenuidad de la televisión de las décadas de 1980 y 1990 y convertirlo en un obra de tono más picaresco a tono con las generaciones menos impresionables, se popularizó en el cine estadounidense gracias a otra película de origen similar a Baywatch.

En 2012 los directores Phil Lord y Christopher Miller estrenaron Comando especial , una comedia estelarizada por Jonah Hill y Channing Tatum que adaptaba la serie 21 Jump Street (1987-1991) sobre un grupo de policías que se infiltraba en instituciones académicas para investigar crímenes que involucraban a adolescentes. Johnny Depp fue uno de sus actores principales.

Comando especial fue recibida con elogios por la crítica por su tono satírico y recaudó US$ 200 millones a nivel mundial y fue continuada en una secuela de 2014, que logró ganar US$ 300 millones en la taquilla global. Actualmente se trabaja en una tercera parte que podría cruzar a la película con la franquicia de Hombres de negro , dado que ambas propiedades pertenecen al estudio Sony.

Gracias a la labor exitosa de Lord y Miller, otros estudios buscaron desarrollar ideas similares que logren la atención de un público adulto que haya consumido series populares en su juventud y espectadores más jóvenes que puedan ser atraídos por una propuesta de entretenimiento y acción.

En Baywatch: guardianes de la bahía ese peso cae en los hombros de Johnson y Effron. Mientras que el primero se ha convertido en una de las estrellas más prolíficas de Hollywood, el segundo se ha reconvertido en una estrella de las comedias juveniles tras tener un comienzo musical en las películas de High School Musical .

Ambos actores son acompañados por un elenco femenino amplio y diverso que incluye a las actrices Priyanka Chopra, Alexandra Daddario, Kelly Rohrbach y Ilfenesh Hadera. En la película, los trabajadores de la playa liderados por Mitch Buchannon (Johnson) descubren una operación criminal que amenaza el futuro de la bahía.

El filme ha recaudado US$ 98 millones desde su estreno a fines de mayo en Estados Unidos y una secuela se encuentra en desarrollo.