El Diario de Caracas / Cannes ofreció este lunes un aperitivo de los doce días de cine y espectáculo que desde mañana llenarán la ciudad con la presentación comercial de “Hotel Transylvania 3: A Monster Vacation”, tercera de una saga de animación que sigue las aventuras de la excéntrica familia de monstruos.

La víspera de que el célebre certamen cinematográfico encienda sus focos, el conde Drácula, su hija Mavis, su yerno Johnny y su nieto Dennis desembarcaron en la Croisette acompañados del director, el ruso-estadounidense Genndy Tartakovsky.

En esta tercera entrega de la productora Sony Pictures Animation, cuyo estreno está programado para el 13 de julio, la familia se va de crucero para que Drácula pueda tomarse unas merecidas vacaciones y abandonar por unos días su trabajo en el Hotel Transilvania, ese en el que los monstruos pueden relajarse sin que los humanos se inmiscuyan.

Todo va bien hasta que Mavis, a la que pone voz Selena Gómez, se da cuenta de que Drácula (Adam Sandler) se ha enamorado de la capitana humana de la lujosa embarcación, Ericka (Kathryn Hahn), que guarda un secreto que podría ponerlos en peligro.

“La película trata realmente de la aceptación, de que todos somos iguales, seas un monstruo, un humano o un unicornio”, explicó a Efe Tartakovsky.

La idea surgió de una experiencia personal, cuando al término del segundo filme, “Hotel Transylvania 2”, sus suegros le sorprendieron con un crucero.

“Estuvimos encerrados en un barco durante una semana. Empecé a ver a las otras familias, las diferentes dinámicas, y me di cuenta de qué gran lugar para una familia de monstruos”, añadió el director, para quien todos los personajes en esta ocasión han empezado ya a crecer y a encontrar su propia voz.

Drácula, que en la versión española volverá a estar doblado por Santiago Segura, “siempre cuidaba de todo el mundo” y ahora, añade, “está enamorado de la persona equivocada y Mavis tiene que adoptar el rol paternal y asegurarse de que su padre está bien”.

EFE / MV