panamaamerica / Las primeras e xperiencias nos marcan para siempre , incluso aunque a veces no sea de manera positiva. Nostalgia, añoranza, tristeza y alegría, son algunas de las sensaciones que invaden a las personas a la hora de recordar a su primer amor. Milagros Moreno*, quien se enamoró por primera vez a los 17 años , y Ed Sánchez* , a los 18, coinciden en que luego de esa experiencia, nada volvió a ser lo mismo y que a partir de entonces crearon una barrera para no ser lastimados. VER TAMBIÉN:  Elegancia y belleza, dueñas de la noche  "(En la siguiente relación) vas a querer a esa persona, pero no igual que el primer amor", señala Ed, quien cuenta que él y su entonces pareja intentaron en varias ocasiones reconstruir aquella relación, sin embargo, los intentos fueron en vano. "Ella al sol de hoy dice que sigue sintiendo lo mismo, pero la verdad es que yo me di cuenta de que el amor no debe lastimar; así que pasé de página", expresa. Difícil de superar Una de las razones por las que el primer amor deja una huella tan profunda en las personas, es que se trata de una primera experiencia. "Es una situación emocional de primera vez con otra persona que no es su familia. Es algo distinto a lo que la persona ha vivido", explica la psicóloga Geraldine Emiliani. Es por esto por lo que los seres humanos se aferran a ese sentimiento debido a que se invierte una cantidad de energía en algo que no funcionó. Además, ese primer amor se torna tan importante porque nos hace sentir emocionados, amados y comprendidos. "Dentro de tu psiquis experimentas nuevas cosas. Tú estás apostando a que eso va a ser toda la vida", señala la psicóloga Ana María Flórez.