Style Shock Visual / Con estos consejos podrás mantener estos tres órganos saludables y podrás evitar problemas pulmonares y cardiovasculares. Ciudad de México, Enero de 2018. Cuando inicia un nuevo año, el auge por mantenerse en forma está muy presente en la mayoría de las personas, todos quieren tonificar el cuerpo de la mejor manera, sin embargo, también es importante fortalecer los órganos internos para tener mayor resistencia en los entrenamientos.

Cuando las personas toman la decisión de entrenar en el gimnasio generalmente es con el objetivo de verse mejor, de ganar masa muscular y tonificar todo su cuerpo para mantenerse saludable, por lo que entrenan arduamente con pesas u otros aditamentos que ayudan a fortalecer los músculos, sin embargo, no siempre se tiene en cuenta que para lograr tener una vida sana también hay que ejercitar el interior del cuerpo.

Los órganos internos que más se ven beneficiados con el ejercicio son el corazón, los pulmones y el cerebro, es por ello que los expertos fitness de MX Gym, te comparten los siguientes consejos para que puedas ejercitar tu cuerpo completamente y no solo de manera superficial:

Para fortalecer el corazón es necesario realizar actividad aeróbica ya que activa su funcionamiento, permite que este músculo use con más eficiencia el oxígeno, regula la tensión arterial y aumenta el volumen y el flujo sanguíneo lo que mejorará la salud cardiovascular y regulará el colesterol en la sangre, entre otros beneficios. Para comenzar a tomar ritmo los expertos recomiendan realizar ejercicio cardiovascular 3 veces por semana de 25 a 30 min, estos ejercicios pueden realizarse en caminadora aumentando paulatinamente la velocidad y la inclinación de la misma para genera mayor resistencia en la salud cardiovascular.

Los pulmones juegan un papel importante durante el ejercicio ya que se encargan de llevar oxígeno al cuerpo para proporcionar energía, por lo que la respiración adecuada es de suma importancia para fortalecerlos e ir ganando mayor resistencia conforme se avanza en el entrenamiento. Para contar con un mejor control de la respiración se debe inhalar por la nariz y exhalar lento por la boca completamente, esto proporcionará una respiración profunda que permitirá inhalar más aire en la próxima respiración, lo cual a su vez reduce la dificultad para respirar asociada a las enfermedades pulmonares crónicas.